Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Ríos de Agua Viva’ Category

Proverbios 18

    24 El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo;

    Y amigo hay más unido que un hermano.

Escrito está que hay mejor un amigo que un hermano. Cuanta verdad hay en esto. Cuando Jesús estuvo en la tierra se dedicó a hacer buenos amigos. Amigos que lo siguieron no por compromiso  sino por lealtad. El tipo de lealtad que sólo un buen amigo se gana. Y aun cuando nosotros fallamos esos amigos saben tendernos la mano y decirnos: “puedes seguir siendo mi amigo”.

Les quiero compartir un poco sobre como conocí a mi mejor amiga: 

Hace ocho años llegué a un continente nuevo, que amparaba una cultura nueva y representaba una etapa nueva para mi. Para recibirme allí Dios había preparado un corazón grande y dispuesto a comenzar una nueva amistad. Una mujer que deseaba a su creador con todas sus fuerzas y lo buscaba con todo su ser. Por algún tiempo me propuse no perderla de vista ya que era interesante la senda que ella abría. Luego me comprometí a ir un paso detrás de ella para así poder también escuchar la voz que la guiaba. Muchas veces hasta corrí y me adelanté para poder ver que era lo que ella perseguía. Mas no me tomó mucho tiempo reconocer que por su entendimiento y sabiduría era yo la que seguirla debía.

¡Que aventura! ¡Que misterios! ¡Que profundidad! los que ella descubría. ¡Todo lo que no hubiera visto si ella no hubiera sido mi guía! 

¡Que amistad la que crecía! Pero ella pronto partía, como todo verdadero amigo ella también iba y venía. 

Un fuerte viento sus alas alzó y sobre una corriente y otra a un continente distante ella voló. ¿Haló?…. ¡Haló!….. Contame ¿Qué fue lo que pasó? Entre una llamada y otra ella me conquistó. Quise ser fiel como la mejor de las amigas, pero muchas veces fue apenas como “buena” hermana que me comporté. Tan buena amiga es que siempre con su amor a podido cubrir las muchas faltas que en mi han habido desde mi niñez.

Cuando menos lo esperé se levantó del extremo lejano de la tierra aquel viento que hace volar a las águilas, que hace que los verdaderos amigos vayan y vengan. 

¡Que sorpresa! ¡Que regalo! ¡Puedo verla!, resplandece. ¡Puedo olerla!, fragante es. ¡Puedo abrazarla!, y no quiero soltarla, ustedes ya saben como es.

Me la he comido, me la he bebido, es enseñanza, es testimonio, es amor puro e inspiración. Es una batería de la cual se alimenta mi canción.

Es así que aprendí que los verdaderos amigos vienen y van, por lo que esta vez que el viento sopló pregunté: “¿Porqué los verdaderos amigo vienen y van?” Y una voz quieta y firme me explicó como el verdadero amigo es aquel que en medio del desierto sacia tu sed dejándote beber de su propio ser. Como el verdadero amigo en realidad no viene y va pues es manantial fijo en medio de la sequedad. Esa es la manera en que te demuestra su lealtad nunca moviéndose de donde está. Es por eso que siempre sabes como llegar a ese oasis que vida te da. En un mundo de grandes dunas y mares infinitos de personas el verdadero amigo siempre se deja encontrar. Aunque tu camines  en una y otra dirección con el verdadero amigo siempre podrás contar. 

Y después de esta ilustración entendí que Wendy no se va, ella es manantial fijo y siempre lo será. Es la voz que nos ha llevado y traído la que me lleva a mi a un distinto lugar. Es extenso el desierto y mi camino largo será pero se que entre el ¿Haló? y el ¡Haló! …. Contame ¿Qué fue lo que pasó?, la frescura de su ser volverá a confirmar que esta amistad no hay distancia que la pueda secar.

Volviendo a la vida de Jesús en esta tierra, él vino y se hizo amigo de doce, con los cuales compartió todo lo que él tenía para dar incluyendo su vida. Cuando Dios nos da un nuevo propósito para llevar a cabo estamos naciendo y debemos crecer y prepararnos para llevar acabo aquello que se nos ha encomendado como lo hizo Jesús. Si prestamos atención Jesús no fue enviado con el propósito de hacer amigos, sino con el propósito de sembrar algo nuevo en la tierra: su cuerpo. Jesús le enseñó a sus amigos sobre su Padre, sobre su reino y sobre sus mandamientos y cuando hubo hecho esto se entregó a sí mismo para ser la primera semilla sembrada que daría lugar a una nueva cosecha, a algo nunca antes visto sobre esta tierra. Una nueva cosecha para el reino de los cielos. Jesús fue una señal de las cosas buenas por venir. Jesús no se fue si antes hacerles una promesa, la promesa de que él enviaría a un consolador. Sus amigos perdieron a un amigo pero recibieron a un consolador. Jesús les enseñó sobre el reino de los cielos pero fue el Espíritu Santo quien los introdujo a el. Un consolador es aquel que alivia tus penas o tu dolor. Si tienes penas y dolor necesitas al Espíritu Santo para que te introduzca en ese reino al que Jesús te otorgó derecho de entrar. Todo lo que Jesús hizo y habló en la tierra señala a que cosas buenas están por suceder, cosas divinas, celestiales, espirituales. Jesús se hizo hombre para quitar nuestra atención de lo lógico y ayudarnos a creer en lo espiritual. Luego de su muerte bastó con el Espíritu Santo para que el reino de los cielos se comenzara a manifestar en las vidas de muchos.

Amadas hermanas, todas sabemos que Wendy vino a EEUU a hablarnos del reino de los cielos y a dar testimonio de ello. Cuando llegó estaba recién nacida en este proyecto de Dios, pero todas la hemos visto crecer y madurar. Ella vino a darnos esperanza y a mostrarnos un mejor camino. Cuando Jesús fue crucificado, él murió por tres días, cuando Wendy supo que Dios la llevaba a otro país lloró por tres días (la verdad no se con certeza, tal vez fueron mas). En obediencia ella se ha dejado sembrar por su creador como la primera semilla que debe morir para que en el reino del los cielos halla una nueva cosecha. No es cosa fácil. No es cosa poca, es grande lo que una semilla puede comenzar. 

Al igual que cuando Jesús volvió a su Padre en el cielo y el Espíritu Santo fue derramado sobre los que eran sus amigos, así en la ausencia de Wendy el Espíritu Santo se derramará sobre nosotras como nunca antes y se manifestará en gran manera sobre sus vidas y las introducirá personalmente al reino de los cielos. Porque ella vino a preparar las vasijas para que puedan ser llenas al igual que Jesús lo había hecho con sus amigos. Dios tiene cosas buenas para las cuales nos ha estado preparando. Gocémonos hoy y demos gracias por su misericordia ya que envió a la persona idónea para el trabajo de darnos forma. La hemos visto crecer, madurar y sin duda alguna Dios ya la quiere saborear para luego su semilla sembrar. Anhelemos esta nueva etapa en la que cada día su Espíritu nos traerá nuevas sorpresas. Aguardemos esa nueva cosecha que Wendy esta apenas sembrando con gozo. Es un verdadero honor ser semilla del mismo racimo que esta mujer de Dios. Gracias Señor, porque me has honrado.   

Anuncios

Read Full Post »

Es tiempo de abrir los ojos y vivir. Es tiempo de conocer la verdad. Ya no mas estamos en el vientre de Dios, hemos sido dados a luz, para resplandecer, para brillar y dar a conocer su amor. Ven vamos a cantar. Vamos a predicar que su amor está dentro de nuestro corazón como nunca antes. El no ha dejado de amarnos y jamás lo hará. Nos ha puesto en el mundo porque es allí que él hará en nosotros la obra de reedificar, de levantar los muros que otro destruyó, él hará en ti y en mi lo que con nuestro esfuerzo no hemos podido. Dejémonos amamantar, dejémonos arrullar, dejémonos guiar por su luz y su verdad. Es tiempo de cantar. Es tiempo de predicar a las naciones su amor. Ven vamos a adorar. Vamos a publicar su nombre que es sobre todo nombre, que da vida y que libera al oprimido y que disipa las tinieblas de los corazones de sus hijos. Es tiempo de resplandecer. Es tiempo de brillar. Es tiempo de dar luz a quienes la necesitan. Hemos sido puestos por faros en las tinieblas. Hemos sido escogidos para guiar a las naciones. Hemos sido apartados para heredar su reino. Ven vamos a despertar con el canto de nuestra boca a los que su venida desconocen. Ven vamos a allanar con su palabra el camino de los que después vendrán. Es tiempo de brillar y la senda marcar con antorchas que no se apagan en medio de la tempestad. Con manos esforzadas alcemos los muros de aquella gran ciudad donde a su amada iglesia él guardará. Busquemos sus alas y debajo de ellas habitemos. Busquemos su rostro y en su presencia moremos. 

Read Full Post »

De Esclavo a LibertadorEn el Antiguo Testamento encontramos historias fascinantes que edifican nuestra fe y solidifican nuestra base. Pero también encontramos historias que son mas ciertas hoy que nunca y que nos revelan como sobrellevar situaciones en las que nos encontramos en el presente. La historia de Moisés es una de ellas, y aunque ya le hemos dado tantas vueltas y la hemos entendido de tantas maneras, la Biblia tiende a hacerse mas profunda entre mas nos sumergimos en ella. Siempre he admirado ha este personaje que Dios utilizó para liberar a Israel, pero nunca había considerado el proceso a través del cual Dios lo preparó para ser el instrumento idóneo para llevar a cabo esa gran tarea. Egipto era sin lugar a dudas una de las tierras mas fértiles para el pecado en ese tiempo. Entre sus dioses, sus costumbres y su creencia en un mas allá de placer eterno, es evidente que Satanás era el padre de esta civilización. Cuando Moisés llegó a las manos de la princesa egipcia se convirtió en el hijo adoptivo del pecado. Un Israelita que desde su niñez aprendió las costumbres, la religión y las leyes egipcias. Dios lo llevó allí con el propósito de que se convirtiera en esclavo, puesto que en sus planes ya estaba enviarlo mas adelante a liberar a Israel de la misma esclavitud. Digo que se convirtiera en esclavo porque todo hijo de Dios que cae en manos del pecado se convierte en esclavo del pecado. Aunque Moisés no era un esclavo en lo físico si lo era en lo espiritual porque aunque gozaba de riquezas y placeres el no era dueño de su vida. Había caído preso en un reino donde por su posición se esperaban ciertas cosas de el y se le prohibían muchas. Debía vivir conforme a principios antiguos inspirados por el mismo Satanás que ciertamente no le traen felicidad ni satisfacción a ningún ser viviente. ¿Y como lo llevó hasta allí Dios? En una cesta hecha por su madre arrastrado por el río que sustentaba el reino del pecado. La cesta representa el intento de nuestros padres por protegernos del mundo cuando no lo hacen bajo los principios de la Biblia. Sus consejos, sus opiniones, sus corrección, etc.. El río representa las costumbres, las creencias, la cultura y todo lo que mueve a un pueblo incluyendo su gobierno, su comercio y su religión. Recordemos que el Nilo para Egipto venía a ser como la única carretera de la cual dependían todas las actividades diarias de su población: la pesca, el transporte, el comercio, la construcción, la agricultura y demás. Dios permitió que la madre de Moisés lo protegiera como ella mejor pudo, con una cesta, y que la corriente de la cultura de aquel pueblo lo llevara hasta las manos de la madre del pecado: la princesa egipcia, donde por supuesto un hijo de Dios es siempre muy bien recibido.

Si tu has caído en pecado y no puedes dejarlo atrás, estás en una posición ventajosa para que Dios te libere de la esclavitud a ese pecado y te entregue autoridad sobre esa potestad y la puedas vencer primero en ti y luego en otros. No te veas como un derrotado mírate como un escogido entre todos los que han caído bajo la misma atadura para liberar a otros con tu testimonio.

Israel se había contaminado con el pecado de Egipto. No sólo eran esclavos físicos a un reino de pecadores sino que también lo eran espiritualmente. Todo lo espiritual llega a reflejarse en lo físico. En cuatrocientos años Israel había asimilado costumbres y creencias Egipcias. Así como Moisés fue criado como un egipcio, Israel también creció como nación alimentándose de la mano de los egipcios por lo que su conducta no era la de un pueblo hijo de Dios sino de un pueblo esclavo del pecado, en este caso esclavos de Egipto. Cuando eres esclavo de alguien, no tienes voluntad propia, no decides sobre tu vida. Cuando eres esclavo espiritual de algo o de alguien pierdes tu dominio propio y por lo tanto terminas haciendo lo que el pecado te dirige a hacer y no lo que tu sabes que es correcto a hacer. ¿Eres adicto a la droga o al alcohol? ¿Agradas al mundo antes que a Dios? ¿Tienes que juzgar y criticar todo lo que vez y todo lo que escuchas? ¿Dices pequeñas mentiras todo el tiempo por costumbre? ¿Necesitas ver sólo una vez mas esa foto o película pornográfica? Entonces eres esclavo en lo espiritual y se está reflejando en lo físico. En algún momento el padre del pecado te encontró en la corriente de este mundo y te engañó haciéndote sentir bien, como un hijo, y te adoptó, pero has terminado siendo un esclavo. Es importante que puedas discernir esto sobre toda área de tu vida, porque no tienes que ser un ladrón o un acecino para que estés en la posición de hijo adoptivo del pecado, es posible que en pequeñas cosas se esté dando a conocer que no estás completamente definido como hijo de Dios. Pero lo mas importante de todo esto es que entiendas el propósito por el cual Dios dejó que la corriente del Nilo llevara a aquel bebé indefenso hasta los brazos de la madre del pecado, y esa razón tan grande y poderosa fue que Dios necesitaba hacer primero en Moisés lo que luego él enviaría al mismo Moisés a hacer con el resto de Israel: librarlos de la esclavitud al pecado.

Dios nos enseña a través de Moisés que aunque te sientas en la posición menos adecuada para llevar a cabo sus propósitos él te tiene allí y cuando sea tu tiempo él te va a mover en la dirección que él te necesite. De Esclavo a LibertadorCualquiera que sea el tipo de esclavitud que estás viviendo lo estás viviendo para que el poder libertador de Dios se manifieste y puedas dar honra y gloria a su nombre. Ya no te preguntes ¿Porqué estoy aquí?, ¿Cómo llegué aquí?, ¿De quien es la culpa?, aquieta tu mente y date cuenta que eso ya no importa, lo que importa es que sepas que tan pronto como le pidas a Dios que se glorifique en tu debilidad el lo hará y te liberará para que des testimonio. Si tu tratas de salir de allí por tu propia cuenta no le estás dando crédito al poder libertador de Dios, pero si tu te humillas y clamas a él, él no tardará en manifestarse en tu vida. Dios utilizó a un Israelita criado como egipcio para liberar a Israel, así mismo Dios usará a sus hijos extraviados para recuperar a otros.

Cuando Moisés huyó de Egipto, y es lo que tu debes hacer también, huir del pecado, huyó hacia el desierto a los brazos de su verdadero Padre, Dios, donde le fue devuelta su identidad de hijo. Moisés tuvo que renunciar a un reino, a una posición a un nombre, no renunció a poca cosa. Es probable que tu has construido o heredado un reino que se rige por sus propias leyes, que tiene una cultura y ciertas creencias. Tal vez es un reino bien establecido y próspero o uno pobre y desconocido, pero de igual manera el único reino que debe haber en tu vida es el de Dios. Todo reino implica esclavitud incluyendo el de Dios, pero este tiene la gran ventaja de que al caer esclavo de su palabra te conviertes en hijo y obtienes el cuidado y la cobertura eterna del mismo. En el reino del pecado, Satanás te hace sentir como hijo de inmediato pero cuando menos acuerdas eres esclavo del pecado. Te puedo garantizar que si tu vida no está sometida completamente a la voluntad de Dios hay áreas de tu vida sobre las cuales has perdido el control. Si tu no te riges por las leyes de nuestro creador pierdes el derecho a su cobertura y quedas a la deriva en manos de las leyes del pecado.

Una vez que la imagen de Moisés fue restaurada y que obtuvo control nuevamente de su vida, el se dio la vuelta y regresó al lugar de donde había huido a liberar a los que aun seguían oprimidos. Ya no seas hijo adoptivo del pecado, reclama tu derecho divino de ser hecho un hijo de Dios. Huye al desierto, apártate De Esclavo a Libertadorde los que son esclavos y sigue las huellas de Jesús en la arena, estas te llevaran a su reino donde te será restituido todo lo que el pecado te robó. Dios permitió que Jesús sufriera por amor a ti y a mi, ahora Jesús es nuestro abogado ante Dios. Jesús lleva nuestra causa ante él ya que Jesús sufrió todo lo que tu y yo podamos estar pasando, por lo que su padre acepta su defensa de nuestro nombre. Estoy segura de que Moisés sufrió en el proceso de ser liberado de su formación dentro del pecado, pero su sufrimiento no fue en vano puesto que el sacó de Egipto a mas de seiscientas mil personas. ¿No crees que tu puedas estar en una situación difícil en este momento para que mas adelante puedas interceder por otro que sufra lo mismo que tu? Muchas injusticias, situaciones y tragedias pasan a nuestro alrededor, pero no es sino hasta que nos ocurre a nosotros que nos despertamos y no damos cuenta de lo que otros están pasando. Despierta y mira que tu no eres el único en tu situación. No eres el único esclavo a _____________ en tu escuela, en tu oficina, o en tu nación. Levántate como Moisés lo hizo, y aunque implique dejar tu reino atrás, ya sea muy cómodo o incómodo, hazlo, porque un día podrás regresar y hacer la diferencia en las vidas de muchos. Tu decisión de dejar atrás la esclavitud no sólo te afecta a ti, afecta a todos los que están esperando ser liberados de lo mismo que tu. Tu pecado en lo oculto es una cárcel a tu alrededor, pero tu testimonio publicado es la llave de la cárcel de otros. No importa lo que tu padrastro el pecado te diga, Dios nunca dejará de ser tu padre quien te ama y dio a su hijo por ti. Cuando Dios te dio su imagen y semejanza te la dio sin condiciones y para siempre. Nunca has dejado, ni dejarás de ser su hijo a quien él ama. ¡Animo, eres libre! Toma las llaves que Dios te entrega para que liberes a otros, descubre el propósito por el cual tu Padre te dejó llegar hasta allí donde estás. Ya no seas esclavo. Se un libertador.

Read Full Post »

El Poder de Ser Tu¿Cuántas veces le has pedido a Dios que cambie a tu esposo, a tu vecino, a tu jefe o a tu hijo?¿Cuántas veces le has pedido que te cambie de trabajo, o que cambie tu nación? Verdaderamente que cuando yo me hago estas preguntas me doy cuenta de que en mi estrecha mente he acusado a Dios de que todo y todos los que él puso a mi alrededor están mal hechos, puesto que son muchas las veces que lo he pedido. Entre mas leo la Biblia mas me doy cuenta de que en realidad no hay absolutamente nada fuera de su control. Ni un tan solo detalle fue dejado al azar.

Cuando te das cuenta de esta gran verdad, es entonces que viene una nueva interrogante a tu mente: ¿Dios, si tu estás al control de todo, por qué me distes este(a) ______________ ?. En mi caso esta pregunta causó el primer temblor en mi grande, egoísta y terco ¡YO!. El momento en que entendí que soy lo que soy, que estoy donde estoy y lo estoy con quien estoy porque así lo quiso Dios, se vino abajo toda la falsa autoridad que yo tenía sobre mi vida. Vi por primera vez hacia arriba y reconocí que no soy dueña de mi vida, ni de lo que tengo, que todo lo que ha venido a mis manos me ha sido confiado por mi Creador, mi Señor quien es mas grande que ¡YO!. 

Pienso en la vida de Jesús, pienso en las circunstancias poco adecuadas en la que nació. Poco adecuadas para el hombre pero sumamente idóneas para los propósitos de su Padre. Jesús nació en un pesebre rodeado de animales, ¿qué manera mas prometedora de nacer para un rey, no? Mas sin embargo Dios tubo cuidado de él, proveyó para sus necesidades y se encargó de llevarlo hasta el cumplimiento de su propósito. De igual manera es posible que en estos momentos te sientas como que no estás en el lugar mas idóneo para ti y para tus propósitos, posiblemente te sientes como en un establo atrapado entre personas con las que nunca hubieras escogido estar y lo que es peor al igual que un bebé no puedes salir corriendo.

Imagínate por un momento a Jesús con su Padre en lo alto, siendo la palabra, el poder,  la vida, el dueño de todo, y de pronto Dios lo ve y le dice que tiene una tarea para él; nueve meses mas tarde está envuelto en trapos, rodeado de animales y en manos de humanos. Humanos que cometen errores, que se cansan, que se arrepienten, y ¿cuantas fallas mas?. Humanos como los que te rodean hoy a ti y a mi. Pero Jesús sabía que al llegar a esta tierra en ningún momento él estaría fuera del alcance de los ojos de su Padre. Que aunque viviera pobreza, aunque fuera rechazado, aunque lo humillaran, etc. Dios lo estaba permitiendo con un propósito. Jesús nunca quitó sus ojos de la meta, nunca se detuvo a pensar ¿por qué a mi si yo soy ¡YO!?, siempre se vio vencedor, terminando a cabalidad lo que fue enviado a hacer a esta tierra. Jesús sabía que el principio del cambio de todo lo que le acontecería era el mismo. Jesús no se hincó por largas horas a rogarle a su Padre que cambiara a Judas porque lo quería entregar. Jesús cumplió su propósito y murió a sí mismo para que personas como Judas podamos ser salvas.

Hermanos es tiempo de que empecemos a morir a nosotros mismos y empecemos a dar testimonio. Dudo de que Dios quiera seguir recibiendo peticiones para que cambie al mundo entero, cuando él ha permitido que el mundo entero esté como está por razones mas grandes de las que nosotros podemos captar. Se que no es la voluntad de él que estemos así, pero entiendo que él lo ha permitido y no lo cuestiono.

Dios nos entregó libre albedrío por lo que él no puede cambiar a los que no le buscan pero si puede cambiar a quienes le dicen: “Cámbiame a mi”. Jesús no se pasó horas tratando de convencer a Dios de que cambiara a los que le crucificarían, él tomó el asunto en sus manos e hizo algo al respecto, nos perdonó, dio su sangre y nos envió al Espíritu  Santo para que nos ayudara a ser mas como él. 

Sigamos su ejemplo, perdonemos, dejemos morir nuestro ¡YO! por los que lo necesitan y dejemos que su Espíritu nos transforme a nosotros para que podamos dar testimonio el cual es muy efectivo y no tengamos que orar vanamente por que otros cambien. Jesús testificó con su propia vida: El poder de ser ¡YO! está en dejar de ser ¡YO!. Tu como creación única e irremplazable de Dios tienes mucho poder por ser ¡TU!. No hay nadie mas que pueda alcanzar lo que tu puedes alcanzar desde donde tu estás. Dios nos ubicó a cada uno de nosotros en una posición estratégica. Pero para que Dios te use para los propósitos que fuiste creado debes dejar de ser ¡Tu! y ser mas como Jesús y comenzar a pensar en ¿qué? puso Dios en ti que los demás necesita que les des.

Por ejemplo: Si has estado orando por que tu pareja cambie, empieza a orar para que Dios te transforme en la herramienta que él usará para cambiar a tu pareja. Si has estado orando por un mejor gobierno en tu país, empieza a orar para que Dios te de sabiduría para formar excelentes líderes de tus hijos. Si has estado orando para que Dios cambie a tu jefe, pídele al Espíritu Santo que te use para traerle una palabra, un consejo, si tanto lo necesita, tu podrías ser la luz que le hace falta. Debemos dejar de desechar todo lo que no nos complace y comenzar a trabajar con ello. Dios en nosotros no encuentra vasijas, encuentra barro, y él necesita vasijas que den testimonio de haberse dejado formar. Si alguien te agrede no te sientas mas la víctima, has la diferencia, muere a tu ¡YO! y paga mal con bien. Perdona y bendice con tu testimonio, actúa como un vencedor y ya no mas como en vencido. Déjate moldear por las situaciones que Dios permite en tu vida, entrega otro pedacito de tu ¡YO! al no devolver un insulto. 

Pongámonos la armadura de Dios y soportemos el día malo que si estamos allí es porque algo podemos hacer para cambiar el curso de las cosas. Si estás pasando por una situación difícil pídele a Dios que te muestre la visión por la cual te puso allí, no le pidas que te saque, pídele que te ayude a cumplir pronto con lo que él espera de ti para que puedas seguir hacia adelante.  

¿Acaso Moisés fue rodeado de hombres y mujeres perfectos? ¿Acaso Ester fue puesta en un reino idóneo para una judía?¿Acaso Débora y Rut no tuvieron que luchar contra situaciones difíciles? Hermanos queremos brillar pero sin ser pulidos. Si Dios te permite estar en una situación que pone a prueba todo tu ser es porque te está dando la oportunidad de ser la diferencia. La oportunidad de dejarte pulir y convertirte en la luz en medio de las tinieblas. Él busca incesantemente hombres y mujeres valientes que estén dispuestos a dejar de pensar en si mismos y a luchar por otros. Moisés cuando llegó al Jordán no era el mismo que sacó de Egipto a Israel. Moisés fue transformado en ese desierto junto con todo Israel. Débora después de haber enfrentado a sus enemigos en batalla tenía una nueva semejanza en su valentía y carácter a su creador.  Pero ella no se puso a rogarle a Dios que cambiara la cobardía de los hombres, ella dio su cuerpo para que la valentía de Dios se diera a conocer. Todos los personajes que salen a relucir en la palabra lo hacen porque en medio de la adversidad supieron identificarse con un Dios de victoria y no uno de derrota. Supieron tomar autoridad en medio de la situación y hacer la diferencia para muchos. David y Job no se detuvieron por no tener el apoyo de sus esposas. Ellos sabían que no dependían de nadie para ser lo que Dios tenía planeado que fueran. ¿Qué aspecto de Dios se nos dará a conocer a través de ti?

Que la mala mirada, que el mal trato, que la falta de recompensa, que el abuso ya no sean tropezaderos en tu camino. Aprende a hacerlos a un lado y a limpiar el camino para otros, hasta para quienes pusieron los tropiezos para ti. Desarrolla la capacidades en ti de andar por caminos mas altos que los de este mundo y ver mas allá de lo que tienes enfrente. Mira hacia la meta que Dios fijó para ti, mira la victoria sobre toda prueba en tus manos, Jesús ya te las entregó. Levántate y camina hacia ellas. 

El Poder de Ser TuHermano, me tomó tanto tiempo llegar a decir: “Dios cámbiame a mi.”, ahórrate el tiempo que yo necesité para entender esto y pídele a Dios que así como José y María fueron padre y madre para Jesús, lo instruyeron y lo formaron así lo sea él para ti a través de quienes te rodean, sean perfectos o no. Que sea él cuidándote como a un bebé en medio de tu situación poco prometedora. Que te ayude a crecer espiritualmente de manera que puedas llevar a cabo con madurez tu propósito en el lugar en donde estás. Que puedas ser la diferencia en la vida de las personas que no te hacen sentir amado. Que puedas ser la diferencia en medio de tu país corrupto o de tu oficina competitiva. No pierdas de vista el propósito de ser quien eres, de estar donde estás, ni de estar con quien estás. Si no conoces tu propósito pídele que te lo revele. En tus manos está el poder de ser TU.   

Read Full Post »