Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 23 abril 2008

La Biblia no nos habla de quien fue Lázaro. Sabemos que era un amigo de Jesús y que este le amaba. La razón por la cual no hay mas información sobre Lázaro es porque su muerte fue simbólica, y como Jesús lo dijo, fue para que el Hijo de Dios sea glorificado.

 

Juan 11

    4 Oyéndolo Jesús, dijo: Esta enfermedad no es para muerte, sino para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella.

 

¿Simbólica de que? De nuestra muerte espiritual. No nos es necesario conocer el pasado de Lázaro, necesitamos conocer el nuestro. La Biblia nos dice que Lázaro murió por enfermedad sin especificar cual. Esa enfermedad representa todas las razones que dieron lugar a la muerte espiritual en cada uno de nosotros. Desobediencia, idolatría, robo, mentira, etc. El Hijo de Dios sería glorificado en la muerte de Lázaro no sólo por el milagro de devolverle la vida a el, sino por devolvernos la vida a todos los que vamos a experimentar la muerte de Lázaro. Leer Juan 11:1-44. 

Jesús supo de la enfermedad de Lázaro antes de que muriera mas él espero dos días mas donde se encontraba antes de salir hacia donde Lázaro, De igual manera él nos deja morir antes de venir a nuestro auxilio y hasta nos deja heder para que no quedo en nosotros duda de quien fue que nos saco de la tumba. 

 

Cuando Jesús llega a nuestra vida él nos devuelve la vida, y somos hechos nuevos. Podríamos decir que el momento en el que Lázaro sale de la cueva es cuando Jesús nace en nosotros. Dice la palabra que ha medida que Jesús crecía él se alimentaba de la palabra y aumentaba su conocimiento. Así comenzamos nuestra nueva vida una vez que resucitamos. Entre mas conocimiento adquirimos mas nos llenamos de su vida y mas nos acercamos a la meta de que nuestro espíritu esté fuerte en nosotros y la carne se debilite hasta morir. 

 

2 Corintios 5

    15 y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos.

 

Dice la palabra que morimos para vivir ya no para nosotros sino para él, para hacer lo que él nos manda, para andar en sus caminos. Todo lo que Jesús nos manda a hacer es lo que él hizo, él nos dio su testimonio. 

Lázaro murió de una enfermedad, no tuvo opción, pero Jesús murió sano, murió por voluntad propia. Él nos ha resucitado para restaurarnos limpiarnos y que demos nuestra vida como él la dio por otros. El mandamiento mas importante es amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Dice la palabra que amar es dar la vida por otro como él la da. Y como damos nuestra vida? Haciendo lo que Jesús nos manda y ya no lo que guiados por nuestra carne queremos hacer.

 

Juan 13

    13 Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos.

    14 Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando.

 

Cuando morimos a nosotros mismos nos preparamos para él como lo hizo Ester por seis meses en óleos de mirra y especias aromáticas.  

 

Ester 2

12 Y cuando llegaba el tiempo de cada una de las doncellas para venir al rey Asuero, después de haber estado doce meses conforme a la ley acerca de las mujeres, pues así se cumplía el tiempo de sus atavíos, esto es, seis meses con óleo de mirra y seis meses con perfumes aromáticos y afeites de mujeres,

Cuando enterraron a Jesús lo prepararon con mirra y aloe.

Juan 19

     39 También Nicodemo, el que antes había visitado a Jesús de noche, vino trayendo un compuesto de mirra y de áloes, como cien libras.

    40 Tomaron, pues, el cuerpo de Jesús, y lo envolvieron en lienzos con especias aromáticas, según es costumbre sepultar entre los judíos.

 

El que nosotros muramos a la carne es un aroma grato al Señor. A Jesús le obsequiaron mirra e incienso los sabios de oriente. Nuestra muerte voluntaria al recibir la vida a través de Jesús es un presente a Dios. Cuando morimos a la carne somos fragantes para Dios nos estamos preparando para agradarle a él y no al mundo.   

mirra.

(Del lat. myrrha, y este del gr. μύρρα).

f. Gomorresina en forma de lágrimas, amarga, aromática, roja, semitransparente, frágil y brillante en su estructura. Proviene de un árbol de la familia de las Burseráceas, que crece en Arabia y Abisinia.

La mirra sale en forma de Lágrimas, es amarga y hasta es de color rojo como la sangre, pero su aroma es muy agradable. Es además semitransparente o sea que se puede ver en su interior como debemos permitirle a Dios ver en nuestro interior. Es frágil como el barro húmedo en las manos del alfarero y brillante como la luz que Jesús nos da. Para nosotros morir no es fácil pero llega a Dios como el mas grato de los aromas.

Cuando Lázaro resucitó se encontraba atado de pies y manos. Hasta que resucitamos en Cristo nos damos cuenta de nuestra condición espiritual. Cuando salimos de esa cueva y nacemos como nuevas criaturas él nos mostrará que era lo que nos inmovilizaba y nos hará verlo con nuestros propios ojos para que lo entendamos y aprendamos a no caer bajo lazos nuevamente. Jesús dio la orden de que le desataran y así lo hace en nuestras vidas, él enviará quien nos liberé de nuestras ataduras, las cuales son consecuencia de nuestra desobediencia. Y así como le dijo a sus discípulos que dieran de gracia lo que de gracia habían recibido así nos lo pide a nosotros también y lo daremos a través de imitar su testimonio y mostrárselo a otros.

Morir a nosotros mismos no viene sin una recompensa. Todo lo que Dios nos pide va ligado a nuestro propio bienestar. Si Dios nos dice que hay que morir a la carne es porque el nos quiere introducir en su pacto, en su reino y que gocemos de todo lo que él  quiere compartir con sus hijos.

 

Juan 19

    41 Y en el lugar donde había sido crucificado, había un huerto, y en el huerto un sepulcro nuevo, en el cual aún no había sido puesto ninguno.

    42 Allí, pues, por causa de la preparación de la pascua de los judíos, y porque aquel sepulcro estaba cerca, pusieron a Jesús.

 

No es casualidad que cuando Jesús resucitó, estaba en un huerto, en un huerto como donde Adán fue puesto por Dios cuando lo formó del polvo de la tierra.

Dice la palabra que venimos del polvo y al polvo volveremos. Si queremos ser hechos a imagen y semejanza de Dios debemos regresar al polvo, morir a esta carne, para que Dios pueda tomar una vez mas el polvo de la tierra formarnos y soplar su aliento de vida en nosotros. Será entonces que seremos puestos donde Dios siempre quiso que estuviésemos, en el huerto del Edén. Satanás busca la muerte de espiritual la cuales fue representada por la muerte de Lázaro. Dios busca la muerte de la carne de lo cual Jesús dio testimonio en la cruz. Dios usará la nuestra muerte espiritual para que conozcamos a su Hijo, el camino, la verdad y la vida.

Reina Valera 1960

Diccionario de la Real Academia Española 

 

Read Full Post »

Suspiro en el CieloHoy vi hacia el cielo y en forma de nube estaba allí tu suspiro. Moldeada por tu respirar iba alada de un extremo hasta el otro. Y me dije a mi misma: “Jesús vio a su novia pasar.” En forma de velo blanco iba bordada la nube, apresurada mientras con tu deseo la acababas cada vez mas. Se estiraba y se mecía sobre el viento. Y yo pensaba: “Es Jesús que anhela coronar a su novia y con este velo verla llegar. Es Jesús que prepara el atuendo de su amada que se acerca mas y mas con cada respirar.” Era ya la tarde y el sol se ponía, el cielo estaba pintado de rosa y yo pensaba: “el novio se ha sonrojado al escuchar a su novia cantar.” Una ligera brisa movía los árboles como si el borde del vestido de la novia rozara los jardines del palacio del rey. Y al moverse las ramas se desprendía un suave perfume. Y me dije a mi misma: “Es la novia que se ha preparado con óleo de mirra, perfumes aromáticos y afeites de mujeres.” Se dejó ver el último rayo de luz y con el la nube en el cielo se perdió en la oscuridad. Un viento frío se levantó y celebró una noche mas en la que el novio y la novia juntos no iban a pasar. Hojas secas salieron de las esquinas y bailaron en los brazos del viento. Y esta vez pensé: “El novio ha ido donde su padre a pedirle que a sus ángeles a su novia envíe a traer. Ignorante el viento no sabe que pronto volverá a amanecer.” El silbido desentonado de aquella corriente de aire golpeaba las ventanas de la ciudad, invitando a los que dormían a que salieran a festejar. No quedó soñador sin avisar que en las calles bajo el encanto de la luna sus almas podían embriagar. Y esta vez me habló mi corazón: ”A sus ángeles envió y de aquí te sacó, que bueno es el rey que para su hijo te escogió. Bailaste con el viento cuando a la luz de la luna soñaste brillar y te embriagaste de su melodía con la que te hizo fantasear.” La noche murió y los cuerpos tirados dejó el viento, como semillas que nunca nadie sembró. Desde lejos se dejaba ver la luz, avanzando como una nave que rompe el mar. Y pensé: “Es el novio que ha traído a su mejor amigo que a la novia quiere conocer.” El novio descendió de la aurora en forma de ríos de luz. Bajo sus pies las hojas secas se desmoronaron. De sus ojos lagrimas nacieron al ver a su esposa esparcida sobre la tierra como palabras que al corazón de su padre nunca llegaron. Y dijo el novio: “Seré la tierra, seré la lluvia, seré la vida, seré el esposo que sobre su amada se entrega todo y la abraza como la tierra a la semilla.” Llegó el amanecer sin avisar, se despertó la novia de su invierno y se levantó como primavera. Junto a ella de Jesús el fiel amigo quien aguardaba el despertar de la novia para poderla preparar. El amigo sobre el largo viaje que su amado tuvo que emprender y el ejército que fue a contener le hizo saber. Un ejército que como viento se levantó y su vida amenazó por lo que de los cielos lo sacó y al abismo lo lanzó. Vi de nuevo hacia el cielo y en su cúspide al sol vi brillar. Quieto, muy quieto, lo escuché suspirar mientras su amada danzaba dando vueltas a su alrededor sin parar. Ya ella el velo blanco se había quitado y de gozo se había saciado. Su piel es como trigales dorados listos para cosechar y su rostro como viña madura en la que su amado se va a embriagar. 

Read Full Post »

Esposas FértilesViendo hacía atrás puedo ver como he pasado por tiempos en los que mi vida se ha sentido estancada. Como he pasado hora tras hora tratando de encontrar la manera de darle mas color a mis días o de tener nuevos ánimos o inspiración. Siempre se me ocurrían las mismas tres cosas: Necesito buscar un trabajo, necesito aprender algo nuevo y me debería meter a un gimnasio. Una vez que hube probado las tres me di cuenta de que el color que yo buscaba no dependía de encontrar algo nuevo fuera de mi sino dentro de mi. Lo que está fuera de mi cambia todos los días, un día es y al otro ya no lo es. Pero lo que está dentro de mi es mío y es único y puedo desarrollarlo como yo quiera y darle el tono que yo quiera para luego compartirlo con el mundo.

Así que también en muchas ocasiones me dispuse a encontrar dentro de mi algo en que enfocarme y desarrollarlo. Una idea, un proyecto, un pasatiempo, pero pronto me di cuenta de que mi profundidad era poca, mi experiencia, mi gusto, mi talento todos tenían limites definidos y los podía ver siempre acercándose mas y mas a mi. El horizonte parecía estar siempre al alcance de mis manos y no parecía estarse echando mas atrás. Mi visión era muy corta y mi mente no daba para mucho, lo que yo hacía no me satisfacía. 

Fue entonces que Dios me comenzó a hablar de tal cosa como lo es buscar estar en intimidad con él. Así como la esposa necesita al esposo para concebir, así necesitamos estar con Dios para recibir nuevas ideas, nuevos propósitos, nuevas visiones. Poco a poco él me fue mostrando ese lugar maravilloso, esa habitación en la que el Espíritu Santo se derrama sobre el que entra y le revela los propósitos guardados en el secreto de su vientre espiritual. Llevamos dentro un potencial que sólo él puede activar y desarrollar. Él es la semilla que le da vida a los anhelos y sueños que llevamos dentro. Sin él nunca llegaremos a dar a luz todos nuestros propósitos para los cuales fuimos creados.

 

Lucas 1

35 Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; …

 

Si por una visita del espíritu santo María concibió a Jesús, no nos pongamos obstáculo en cuanto a que podamos concebir nosotras al estar en su presencia ya que es el mismo espíritu el que nos tomará y nos revelará el potencial que llevamos dentro. Si nos encontramos sin motivación, sin una dirección, entremos a su intimidad y concebiremos vida, vida para nuevos proyectos, vida para derramar sobre nuestros intereses, vida para compartir. Nuestra visión puede ser corta y nuestra mente estrecha pero en él el horizonte no existe. Recordemos que él nos ve desde otro punto desde donde no se ve un horizonte. Su visión está puesta en lo infinito. 

A veces pasan los días y caigo en el afán de las cosas de este mundo y pierdo la visión espiritual que Dios tiene para mi vida y pierdo la inspiración para seguir. Basta un par de alabanzas mal entonadas pero del corazón, mis palabras sinceras en forma de adoración y mi amor derramado a sus pies para que su espíritu fluya y me muestre lo fértil que puedo ser si le entrego mi tierra sin condiciones. Un momento en su habitación puede hacer que hasta el valle mas seco sea un manantial de vida. Un momento en su presencia convierte la esterilidad en abundancia de frutos. Un momento en su intimidad te cambiará para siempre y nunca mas dirás no se que hacer, que decir o adonde ir. Nunca olvidemos que él nos hizo esposas fértiles para concebir.

Read Full Post »


Salmos 33

     4 Porque recta es la palabra de Jehová,
Y toda su obra es hecha con fidelidad.

 

Fidelidad se define como la Actitud de la persona que no traiciona la confianza puesta en ella Dios espera de nosotros fidelidad; él espera que no traicionemos la confianza que a puesto en nosotros.  Un ejemplo es el matrimonio; nos casamos  confiando en nuestra pareja, y esperando fidelidad de su parte.  Otro ejemplo sería la paternidad; no queremos que nuestros hijos nos obedezcan por temor, o porque van a perder un premio.  Simplemente queremos que nos obedezcan; porque hemos sembrado en ellos amor, y aguardamos cosechar fidelidad.    

Nuestra fidelidad es probada cuando hacemos pacto con Dios.  Pacto es el tratado entre dos o más partes que se comprometen a cumplir lo estipulado.  Fue el caso de Jacob, que hizo pacto con Dios diciendo: “de todo lo que me dieres, el diezmo apartaré para ti.”   

 

Génesis 28

     20 E hizo Jacob voto, diciendo: Si fuere Dios conmigo, y me guardare en este viaje en que voy, y me diere pan para comer y vestido para vestir,

     21 y si volviere en paz a casa de mi padre, Jehová será mi Dios.

     22 Y esta piedra que he puesto por señal, será casa de Dios; y de todo lo que me dieres, el diezmo apartaré para ti.

 

Jacob le estaba correspondiendo a Dios con una pequeña parte de lo que este entregaría en sus manos.  Es como que convengas conmigo diciendo: “Wendy, si me das diez naranjas yo te devolveré una”  En el trato, tu llevas todas las de ganar; por lo que yo, sin duda, esperaría que cumplas con tu parte.  No ha habido ninguna circunstancia en la que Dios me haya pedido algo, en la que mi familia y yo, no hayamos salido ganando.   

Un día Dios habló a mi corazón y me dijo: “Preocúpate por lo mío, que yo me preocuparé por lo tuyo y me encargaré de resolver todos tus problemas.”  Siento que Dios hizo un pacto conmigo en ese momento.  Dios me estaba invitando a entrar en una verdadera relación con él.  Dios me estaba pidiendo que dejara de verme a mi misma y que comenzara a interesarme en él, en sus propósitos y en su voluntad.  

 

Oseas 2
    19 Y te desposaré conmigo para siempre; te desposaré conmigo en justicia, juicio, benignidad y misericordia.
    20 Y te desposaré conmigo en fidelidad, y conocerás a Jehová.

 

Me di cuenta que todas mis oraciones estaban concentradas en mi; “Concede los deseos de mi corazón,” “sáname,” “Ayúdame,”  y que nunca me había detenido a preguntar: “¿Dios cual es el deseo de tu corazón?”  “¿Cuales son tus pensamientos?” “¿Qué te entristece?” ó “¿Qué te hace feliz?”  Servimos a un Dios vivo; él ve, habla, escucha, piensa y siente.  Jesucristo nos enseña que toda la ley se resume en “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con todas tus fuerzas, y con toda tu mente…” (Lucas 10:27).  Nos pide que le amemos, porque él nos amó primero y busca que le correspondamos.

 

Romanos 5

8 Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.  

 

Cuando no cumplimos con nuestra parte, estamos traicionando ese amor.  Si leemos detenidamente el siguiente versículo, en las diferentes versiones, veremos que la única justificación para que el hombre deje a su mujer por otra, es que la mujer le sea infiel.  La infidelidad invalida el pacto. 

 

Mateo 19 (Reina Valera 1960)

    9 Y yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada, adultera.

Mateo 19 (Biblia en Lenguaje Sencillo) 

   9 Y yo les digo que si su esposa no ha cometido ningún pecado sexual, ustedes no deben divorciarse de ella ni casarse con otra mujer. Porque si lo hacen, serán castigados por ser infieles en el matrimonio.

Mateo 19 (Nueva Versión Internacional)

   9 Les digo que, excepto en caso de infidelidad conyugal, el que se divorcia de su esposa, y se casa con otra, comete adulterio

 

Dios hizo pacto con el pueblo de Israel, diciéndoles que si guardaban sus mandamientos (conociendo que el primer mandamiento escrito en Exodo 20 es: “No tendrás dioses ajenos delante de mí.” ) les llevaría a una tierra fértil y les bendeciría.  Dios cumplió con su parte, les liberó de Egipto para llevarles a la tierra prometida.  Pero los Israelitas invalidaron el pacto cuando levantaron para si un becerro de oro.  Como consecuencia, la mayoría quedaron en el desierto, cosechando esterilidad y maldición.

 

 2 Timoteo 2

    13 Si fuéremos infieles, él permanece fiel; El no puede negarse a sí mismo.

 

Pero no todos los Israelitas fueron infieles, Caleb cumplió con su parte y entró a la tierra prometida.  Dios no solo bendijo a Caleb, sino que también a sus hijos.  

 

Deuteronomio 1

    34 Y oyó Jehová la voz de vuestras palabras, y se enojó, y juró diciendo:

    35 No verá hombre alguno de estos, de esta mala generación, la buena tierra que juré que había de dar a vuestros padres,

    36 excepto Caleb hijo de Jefone; él la verá, y a él le daré la tierra que pisó, y a sus hijos; porque ha seguido fielmente a Jehová.

 

En el antiguo testamento el castigo por la infidelidad era la esterilidad.  Igual sucedió a los israelitas que desobedecieron; se quedaron en el desierto, símbolo de esterilidad. 

 

Números 5

     27 Le dará, pues, a beber las aguas; y si fuere inmunda y hubiere sido infiel a su marido, las aguas que obran maldición entrarán en ella para amargar, y su vientre se hinchará y caerá su muslo; y la mujer será maldición en medio de su pueblo.

    28 Mas si la mujer no fuere inmunda, sino que estuviere limpia, ella será libre, y será fecunda.

    29 Esta es la ley de los celos, cuando la mujer cometiere infidelidad contra su marido, y se amancillare;

 

Oseas 4

    10 Comerán, pero no se saciarán; fornicarán, mas no se multiplicarán, porque dejaron de servir a Jehová.

 

Así Como Dios recompensó a Caleb, Dios nos recompensará por nuestra fidelidad.  Seamos como Caleb, perseveremos, para que entremos en su prosperidad.          

 

Hebreos 10

    23 Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió.

 

Deuteronomio 28

    1 Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra.

    2 Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios.

    3 Bendito serás tú en la ciudad, y bendito tú en el campo.

    4 Bendito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, el fruto de tus bestias, la cría de tus vacas y los rebaños de tus ovejas.

    5 Benditas serán tu canasta y tu artesa de amasar.

    6 Bendito serás en tu entrar, y bendito en tu salir.

    7 Jehová derrotará a tus enemigos que se levantaren contra ti; por un camino saldrán contra ti, y por siete caminos huirán de delante de ti.

    8 Jehová te enviará su bendición sobre tus graneros, y sobre todo aquello en que pusieres tu mano; y te bendecirá en la tierra que Jehová tu Dios te da.

    9 Te confirmará Jehová por pueblo santo suyo, como te lo ha jurado, cuando guardares los mandamientos de Jehová tu Dios, y anduvieres en sus caminos.

    10 Y verán todos los pueblos de la tierra que el nombre de Jehová es invocado sobre ti, y te temerán.

    11 Y te hará Jehová sobreabundar en bienes, en el fruto de tu vientre, en el fruto de tu bestia, y en el fruto de tu tierra, en el país que Jehová juró a tus padres que te había de dar.

    12 Te abrirá Jehová su buen tesoro, el cielo, para enviar la lluvia a tu tierra en su tiempo, y para bendecir toda obra de tus manos. Y prestarás a muchas naciones, y tú no pedirás prestado.

    13 Te pondrá Jehová por cabeza, y no por cola; y estarás encima solamente, y no estarás debajo, si obedecieres los mandamientos de Jehová tu Dios, que yo te ordeno hoy, para que los guardes y cumplas,

    14 y si no te apartares de todas las palabras que yo te mando hoy, ni a diestra ni a siniestra, para ir tras dioses ajenos y servirles.

 

En 1994 Dios nos dijo que él abría una puerta y que viajaríamos por todo el mundo, que mis hijos se iban a relacionar con niños de todo el mundo.  Dios cumplió con su promesa, abrió la puerta sobrenaturalmente, y hemos viajado.  Cuando Dios nos abrió la puerta, nos liberó como a los Israelitas de la esclavitud del trabajo, y nos ha traído a lugares donde hemos podido disfrutar de nuestro matrimonio, y de nuestros hijos.  Dios cumplió con su parte; y ahora, me toca a mi cumplir con la mía.  

 

Deuteronomio 7

    9 Conoce, pues, que Jehová tu Dios es Dios, Dios fiel, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos, hasta mil generaciones;

 

Si cumples con tu parte, seguramente, podrás escuchar las siguientes palabras de la boca de Dios: “…sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.” (Mateo 25:21).  

 

Reina Valera 1960

NVI

Biblia en Lenguaje Sencillo

Diccionario de la Real Academia Española

Read Full Post »

Como NiñosSiempre paso pendiente de mi propio trabajo y desempeño como madre. Trato de ser mejor cada día en este pequeño ministerio que Dios me encomendó. Mis tres hijos son las primeras ovejitas que Dios me ha confiado. Se que si soy fiel y hago un buen trabajo en lo poco, en el futuro podré ayudar con mas ovejas. Por mientras estoy practicando con estas dándoles lo mejor que puedo. Se que no hay nada mas importante que yo pueda enseñarles que a amar a Dios y con su palabra moldearlos para que sean fieles servidores suyos. Pero muy a menudo me doy cuenta de que por medio de su testimonio son ellos los que me están moldeando y me están enseñando a amar a Dios.

Jesús dio testimonio de la luz para que todos creyésemos. Él no vino sólo a hablar de la luz, vino a ser luz para que a través de su vida tengamos ese manual práctico de como ser hijos. Él no sólo dijo que debíamos ser niños para entrar en el reino de los cielos, él fue niño.

Mateo 18:3 y dijo: De cierto os digo, que si no os volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos.

Somos llamados a ser seguidores de Jesús y a hacer las cosas que él hizo. Si lo pensamos Jesús aun siendo el Hijo de Dios se hizo “niño”, aun siendo él la palabra a través de la cual el mundo y todas las cosas fueron hechas y teniendo ese poder tan grande en su nombre. Cuando Jesús vino a este mundo vino confiando en su Padre como un niño y uno muy obediente, no se negó ni pataleó, no dudó ni se desesperó, no trató de quitarle ni agregarle al plan de Dios, lo siguió al pie de la letra. Al igual que Isaac confió en su padre Abraham de camino al monte, así también Jesús confió en su Padre hasta su crucifixión. Aunque en muchas ocasiones lo que Dios le pedía hacer a Jesús no tenía sentido, él obedeció y lo hizo. 

He leído esto y lo he entendido por muchos años pero Dios vio que yo necesitaba verlo ilustrado para que la semilla terminara de germinar en mi y yo pudiera ser mas como una niña. Las pasadas dos semanas han desfilado por mi casa una variedad de enfermedades poco simpáticas. Mi hija que está por cumplir cuatro años de edad contrajo una infección en sus ojos. Cuando lo noté por primera vez inmediatamente le dije que debíamos orar para que Jesús la sanara como sanaba a los enfermos en las historias que le leo por la noche. Ella llena de una fe que sólo un niño puede tener accedió y me tomó la mano y oramos juntas. Terminamos de orar y exclamó con gran gozo: “¡Gracias Jesús, que me sanaste!”. Al día siguiente se levantó con sus ojos siempre rojos por lo que volvimos a orar y nuevamente su reacción fue la misma. Hoy fue el cuarto día y su entusiasmo después de cada oración no ha disminuido en lo mas mínimo.  

¡Que lección la que le has dado a mamá hija! En ningún momento te has quejado, en ningún momento has cuestionado a Jesús, no has reclamado y tu fe y tus ánimos para orar están intactos. Muchas veces le he pedido a Jesús poder conocerlo mejor y tu me lo has mostrado por cuatro días. Me has mostrado que él es alguien tan sencillo como un niño que cree lo que su Padre le dice y eso es suficiente. Verdaderamente que tu estás viviendo un aspecto del reino de los cielos que yo no conozco. Ese aspecto en el que podemos confiar como niños en que si Dios ha dicho algo es porque así es aunque no lo veamos con nuestros ojos físicos. Tu sabes que Jesús tiene el poder para sanar y eso ha sido suficiente para ti para poder exclamar: “¡Gracias Jesús, que me sanaste!” aunque no obtengas resultados inmediatos en lo físico se que por tu fe has arrebatado bendición para tu vida, la mía y todos los que lean esta uva. Si todos exclamáramos con tal confianza, con los brazos extendidos y a gran voz: “¡Gracias Jesús, que me sanaste!” las farmacias dejarían de vender medicamentos y en vez tendrían estantes repletos con todas las versiones de la Biblia. Gracias hija por enseñarme lo importante que es ser niña y tanto mas. Se que por tu fe de niña recibirás y ministrarás sanidad a muchos.

Gracias Jesús por ese hermoso instrumento a través del cual muchas veces me cantas tu dulce canción y moldeas mi corazón.

Read Full Post »

 

fotolia_585058_xs.jpg

Existen en este país varios cafés muy populares que han logrado adoptar una clientela muy fiel. Cada café ha desarrollado su propia cultura y su propio idioma para distinguirse entre los demás. La variedad de tamaños, sabores y opciones que cada lugar tiene es muy amplia, de manera que tienen un menú entero de sólo café y sus variaciones. No tengo la costumbre de tomar café por lo que muy pocas veces he entrado a uno de estos establecimientos, pero hace unas semanas me encontré esperando en fila para que un empleado del lugar me tomara mi orden. La fila avanzaba muy rápida y eficientemente. Estuve distraída mientras hacía fila, y miré el menú hasta que tuve al empleado del lugar frente a mi preguntándome que deseaba. Volteé a ver el menú y me quedé muda. Trataba de encontrar algún término familiar pero de todas las palabras allí escritas nada me sugería un obvio chocolate caliente pequeño. Miré al empleado y le pregunté: “¿Tiene un chocolate caliente pequeño?” En ese momento sentí que la fila ya no estaba avanzando tan rápida y eficazmente ya que yo no conocía el menú y tuve que explicarle en mis propias palabras comunes que es lo yo quería ordenar. Este café en el que estaba usaba palabras en italiano para describir pequeño, mediano y grande, y no digamos las palabras en otros idiomas para los sabores y opciones en que las bebidas vienen. Si me hubiera tomado unos minutos yo hubiera aprendido a ordenar lo que quería. El chocolate caliente pequeño tenía opciones como leche entera o leche descremada, con crema batida o sin crema batida y para llevar o para consumir allí. Si yo me hubiera tomado el tiempo de leer el menú mientras hacía la fila, hubiera obtenido mi bebida fácilmente y sin interrumpir la fluidez del servicio lo cual no es gran cosa pero si ponemos atención podemos aprender algo de esto.

1 Juan 5
    14 Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye.  

    15 Y si sabemos que él nos oye en cualquiera cosa que pidamos, sabemos que tenemos las peticiones que le hayamos hecho.

Imaginémonos que el dueño del café es Dios, el café es el reino de los cielos y el empleado es Jesús. El menú viene representando la Biblia. Si yo no me tomo el tiempo de leer la Biblia no sabré que ordenar de todo lo que sirven en el reino de los cielos. Recordemos que al igual que en el café, en el reino de los cielos hay un menú, no podemos ordenar cualquier cosa que se nos antoje, tenemos que escoger de lo que aparece en el menú. En el menú sólo aparece la voluntad de Dios así que si lo leemos antes de llegar a Jesús para ordenar, podremos estar seguros de que saldremos satisfechos con nuestra orden de ese café celestial que tiene tantas y variadas opciones en su menú. Mientras estemos en fila pidámosle al Espíritu Santo que nos explique el menú. Jesús lo mandó para que no atrasemos la fila y seamos expertos en pedir justo lo que necesitamos y como lo queremos. El Espíritu Santo nos instruye con toda paciencia y sabiduría en como orar. Si pedimos según la voluntad de Dios y según su ley, Jesús tendrá lista nuestra orden antes de que el próximo cliente haya terminado de poner la suya. Así que hermanas aprendamos a pedir según la voluntad de Dios, ya que si nos salimos de su menú nuestra orden no será de su agrado. 

Proverbios 28

 9 El que aparta su oído para no oír la ley,
    Su oración también es abominable.

Las invito a que saboreemos el menú entero y todas las combinaciones posibles que en el hayan. Yo en lo personal ya pedí un expreso doble de salud acompañado de un pansito de nuevas fuerzas. ¡Buen provecho! 

 

 

 

 

Read Full Post »

fotolia_690467_xs.jpg Hemos hablado en estudios anteriores de que existe un descanso en el cual podemos entrar. Dios le prometió a Israel sacarlos de la esclavitud de Egipto para llevarlos a una tierra de descanso la cual poseerían pues él entregaría a todos los pueblos que allí habitan en sus manos. De igual manera esa promesa nos pertenece a todos aquellos que hemos aceptado a Jesús como nuestro único señor y salvador. Dios nos quiere meter en su descanso, el quiere llevarnos al Edén donde podemos vivir en su presencia y donde todas nuestras necesidades son suplidas por él. Hay un solo camino que nos llevará de donde estamos hasta el reposo que Dios tiene preparado para cada uno de nosotros y ese camino es Jesús.

Juan 14

        6 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.

 

Durante el tiempo que Jesús estuvo en la tierra él trazó ese camino a través de su testimonio para que todos podamos llegar a Dios. Pero mucho antes de que Jesús viniera al mundo como un hombre, él ya estaba abriendo el camino para el pueblo de Dios hacia el descanso. En el caso del pueblo de Israel Jesús los llevó de Egipto a Canaán. Veremos a continuación algunos ejemplos de como Jesús estuvo presente desde que Israel salió de Egipto y a lo largo del recorrido del desierto mostrándoles el camino hacia Canaán.

 

La liberación de Israel de su esclavitud es algo que se cumple en cada una de nuestras vidas. El tomar la decisión de dejar el pasado atrás traerá como consecuencia persecución. Al igual que Faraón no se quedó de brazos cruzados cuando vio a Israel partir sino que los persiguió, así también cualquiera que sea nuestro pasado tratará de alcanzarnos y de no quedarse atrás. Es allí donde comenzaremos a ver el poder de Dios manifestado a través de su Hijo Jesús quien nos mostrará el camino. 

Veamos como Dios protegió a Israel de Faraón cuando estos acampaban frente al Mar Rojo:

 

Éxodo 14

   19 Y el ángel de Dios que iba delante del campamento de Israel, se apartó e iba en pos de ellos; y asimismo la columna de nube que iba delante de ellos se apartó y se puso a sus espaldas,

    20 e iba entre el campamento de los egipcios y el campamento de Israel; y era nube y tinieblas para aquéllos, y alumbraba a Israel de noche, y en toda aquella noche nunca se acercaron los unos a los otros.

 

El ángel de Dios que le mostraba el camino a Israel era Jesús en persona. Dice que era nube y tinieblas para los egipcios pero que alumbraba a Israel de noche. Jesús es la luz que nos alumbra de noche para que podamos avanzar confiados. Juan el bautista describe a Jesús de la siguiente manera:

 

Juan 1

      4 En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.

      5 La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella.

 

Esta palabra se había cumplido mucho tiempo atrás durante la liberación de Israel. Israel pudo ver la luz de Jesús separándolos de sus enemigos que venían hacia ellos y estos no prevalecieron. 

Cuando recibimos a Jesús en nuestra vida comenzamos a recibir la luz necesaria para poder ver el camino que nos llevará al descanso de Dios. Así como Dios hizo la creación en siete etapas, así nosotros recorreremos ese camino en etapas y la primera etapa es recibir la luz (Gn 1:2-3). Sabemos que esa luz sólo la podemos recibir de Jesús, ya que él es la luz y sin esa luz nada podemos hacer. Es esa luz la que no separará de la vida que llevábamos antes y la que llevaremos ahora. 

 

Encontramos confirmación mas clara de la presencia de Jesús en medio de Israel mas adelante cuando Israel ya había entrado en el desierto y Dios habla a Moisés diciendo:

 

Éxodo 23

    20 He aquí yo envío mi Angel delante de ti para que te guarde en el camino, y te introduzca en el lugar que yo he preparado.

    21 Guárdate delante de él, y oye su voz; no le seas rebelde; porque él no perdonará vuestra rebelión, porque mi nombre está en él.

    22 Pero si en verdad oyeres su voz e hicieres todo lo que yo te dijere, seré enemigo de tus enemigos, y afligiré a los que te afligieren.

  

Este Angel introduciría a Israel en el lugar de descanso que Dios había preparado para ellos, y sabemos que sólo Jesús nos puede llevar hasta allí, sólo él es el camino, nadie llega al Padre si no es por él. Además nos dice que él no perdonará la rebelión, ¿Quién mas que Jesús tiene la autoridad para perdonar? y por último dice: “mi nombre está en él.” sólo Jesús lleva el nombre de su Padre. En otras palabras Dios les estaba pidiendo que recibieran a su Hijo y que a cambio él sería enemigo de sus enemigos y afligiría a todos los que los afligieran.

 

En el tiempo que Israel anduvo por el desierto Jesús se les dio a conocer de varias maneras. Así mismo lo hace en nuestras vidas. Dios sacó a Israel al desierto con el propósito de mostrarles su condición interior y fortalecer su fe. Es durante la prueba que salen a relucir nuestras debilidades e incredulidad. El desierto fue tiempo de prueba para Israel y Dios les mostró sus debilidades allí, pero mas importante aun fue el hecho de que por cada debilidad de los israelitas una fortaleza de Jesús salió a relucir. Es así como él se gana nuestra confianza y vivifica nuestra fe, cuando nosotros fallamos y él se glorifica y viene a componer nuestra falta. Es así que él nos va acercando al descanso de Dios, enseñándonos a reconocer que es él quien vence las pruebas por nosotros.

 

Éxodo 15

    22 E hizo Moisés que partiese Israel del Mar Rojo, y salieron al desierto de Shur; y anduvieron tres días por el desierto sin hallar agua.

    23 Y llegaron a Mara, y no pudieron beber las aguas de Mara, porque eran amargas; por eso le pusieron el nombre de Mara.

    24 Entonces el pueblo murmuró contra Moisés, y dijo: ¿Qué hemos de beber?

    25 Y Moisés clamó a Jehová, y Jehová le mostró un árbol; y lo echó en las aguas, y las aguas se endulzaron. Allí les dio estatutos y ordenanzas, y allí los probó;

 

fotolia_3982117_xs.jpg Las aguas amargas representaban la amargura acumulada por cuatrocientos años de esclavitud en el corazón del pueblo de Israel. Dios permitió que este pueblo caminara por tres días sin encontrar agua en medio del desierto porque él necesitaba que vieran su condición interna. Que la probaran con sus propias bocas a manera de agua amarga. Además Dios quería que conocieran el poder sanador de Jesús. La solución fue talar un árbol el cual representa a Jesús quien sana nuestra vida de toda herida y experiencia que causa amargura. Sabemos que ese árbol es un símbolo de Jesús muriendo para sanarnos porque él mismo se comparó con un árbol verde justo antes de su crucifixión. Con un árbol verde porque en él no se halló falta y aun así lo condenaron a muerte.

 

Lucas 23

    31 Porque si en el árbol verde hacen estas cosas, ¿en el seco, qué no se hará?

 

Días después de las aguas amargas de Mara el pueblo de Israel tuvo hambre y murmuraron contra Moisés nuevamente. Al murmurar dieron a conocer su falta de fe en Dios. Aunque Dios había hecho muchos milagros ante los ojos de su pueblo, este no tenía una fe fundada sobre la roca, es decir Jesús. Un pueblo lleno de fe hubiera orado y pedido alimento con gozo sabiendo que Dios se los proveería. Pero Dios los hizo pasar hambre y sed para que su falta de fe saliera a relucir una y otra vez. Jehová les contestó con el maná el cual de nuevo representa a Jesús:

 

Exodo 16

    4 Y Jehová dijo a Moisés: He aquí yo os haré llover pan del cielo; …

En el libro de Juan Jesús nos explica que el maná lo representa a él:

Juan 6

    51 Yo soy el pan vivo que descendió del cielo; si alguno comiere de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la vida del mundo.

 

Jesús nuevamente se manifiesta a través de un símbolo, el símbolo del maná.  El maná en aquel momento era profecía del alimento espiritual que es la palabra para nosotros en este tiempo. Es alimentándonos de la palabra que nuestra fe se fortalece y nuestra base se solidifica. Es a través de la palabra que conocemos a Jesús, nuestro fundamento, nuestro roca. Por eso Dios les envió maná para que la fe de ellos estuviera fundada sobre el conocimiento de Jesús y de su poder.

 

Mateo 7

    24 Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca.

    25 Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca.

El pueblo de Israel no estaba fundado sobre la roca por lo que su fe se les venía abajo cada vez que Dios los dirigía a un reto. La respuesta que Dios les dio una y otra vez fue la misma: Jesús, ya que a través de él se fortalecía su fe. 

La siguiente respuesta de Dios a través de Jesús en el desierto fue cuando él hizo salir agua de la roca para que el pueblo bebiera.

 

Exodo 17

    6 He aquí que yo estaré delante de ti allí sobre la peña en Horeb; y golpearás la peña, y saldrán de ella aguas, y beberá el pueblo. Y Moisés lo hizo así en presencia de los ancianos de Israel.

 

fotolia_4380939_xs.jpg Hemos dicho que Jesús es la roca por lo que entendemos que esa peña lo representaba a él. Fue Jesús quien les dio de beber a los israelitas en Horeb y una vez mas Jesús mismo nos confirma que él es la fuente de agua cuando habla con la samaritana:

 

Juan 4

    13 Respondió Jesús y le dijo: Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed;

    14 mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna.

Un ejemplo mas de la manifestación de Dios a través de Jesús como respuesta en el desierto fue la siguiente: 

 

Números 21

    4 Después partieron del monte de Hor, camino del Mar Rojo, para rodear la tierra de Edom; y se desanimó el pueblo por el camino.

    5 Y habló el pueblo contra Dios y contra Moisés: ¿Por qué nos hiciste subir de Egipto para que muramos en este desierto? Pues no hay pan ni agua, y nuestra alma tiene fastidio de este pan tan liviano.

    6 Y Jehová envió entre el pueblo serpientes ardientes, que mordían al pueblo; y murió mucho pueblo de Israel.

    7 Entonces el pueblo vino a Moisés y dijo: Hemos pecado por haber hablado contra Jehová, y contra ti; ruega a Jehová que quite de nosotros estas serpientes. Y Moisés oró por el pueblo.

    8 Y Jehová dijo a Moisés: Hazte una serpiente ardiente, y ponla sobre una asta; y cualquiera que fuere mordido y mirare a ella, vivirá.

    9 Y Moisés hizo una serpiente de bronce, y la puso sobre una asta; y cuando alguna serpiente mordía a alguno, miraba a la serpiente de bronce, y vivía.

 

La serpiente representa el pecado que conlleva la carne. La imagen de una serpiente sobre un asta profetizaba la crucifixión de Jesús quien llevaría nuestro pecado a la cruz para que fuésemos salvos como los israelitas que eran librados de la muerte al alzar sus ojos a la serpiente. 

 

Así que hermanos si nos encontramos en pruebas y nuestros esfuerzos fallan, aprendamos de los errores del pueblo de Israel y no los cometamos nosotros. Nuestra reacción a la prueba nunca debe ser una queja, debe ser una declaración en fe de victoria sobre la prueba. Y por supuesto esa declaración debe ir sellada con el nombre de Jesús en quien están todas las respuestas a nuestros problemas como lo estuvieron para el pueblo de Israel. No importa que tan grande nuestra prueba, nuestra fe debe ir siempre antes que nuestra petición, es decir, sabemos que hay un solo camino y que tenemos acceso a el a través de Jesús quien nos guiará y siempre será la respuesta a nuestra necesidad, entonces declaremos que en Jesús ya hemos superado toda prueba antes de presentarle a Dios nuestra petición (nunca una queja). No olvidemos que si nos encontramos en el desierto es porque Jesús ya va delante de nosotros mostrándonos el camino a Canaán. Reconocer que es Jesús quien vence nuestros obstáculos y no nosotros es el primer paso que damos dentro del descanso que Dios tiene para nosotros.

 

Reina Valera 1960 

Read Full Post »