Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 22 noviembre 2007

fotolia_169333_s.jpg Tengo cinco años de estar en EEUU y en ninguno de esos años he disfrutado tanto el otoño como lo he hecho este año. De igual manera he notado que de los años que tengo de estar buscando de Dios este es el año en el que he podido sentirme verdaderamente mas cerca de Él. Veo hacia atrás y me sorprendo como el Señor a utilizado el otoño para ayudarme a entender como Él me trabaja en lo espiritual. 

El primer otoño en este país fue muy emocionante ya que estaba recién casada, nunca había visto el otoño con mis propios ojos y New Hampshire era el lugar idóneo para verlo. Este otoño coincidió con un fuerte llamado de Dios a buscarle y a entregarle todo. Estaba llena de ese gozo y de esa esperanza que trae entregarle todo a Dios. Para mi todo era nuevo como lo era ver las hojas tornarse rojas por primera vez y estar recientemente casada. 

El segundo otoño fue muy difícil ya que comenzaba a sentir la soledad lejos de mi familia, estaba trabajando por primera vez en este país y además estaba en los primeros meses del embarazo con muchas nauseas y vascas. Estaba aprendiendo que seguir a Dios trae muchos cambios y que no es fácil desprenderse de lo viejo para que Él nos de lo nuevo. Requiere de compromiso, esfuerzo y dedicación igual que el matrimonio. Requiere incomodarse y dejar atrás hábitos y costumbres para que Él nos de una nueva manera de ser. Los árboles se desprenden de sus vestidos por completo y confían en que Dios les dará vestidos nuevos si soportan el invierno. Dios me estaba enseñando a hacer lo mismo en mi vida espiritual.

Efesios 4

    22 En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos,

    23 y renovaos en el espíritu de vuestra mente,

    24 y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios…

Reina Valera 1960

El tercer otoño fue llevadero gracias a que tenía una bebé que amar y cuidar, pero saber que pronto vendría el invierno de nuevo me ponía muy triste. Cada vez que veía las hojas caer sentía desesperación, sentía como que el tiempo se me acababa. Aun así, ese otoño me encontró determinada a seguir adelante ya que había nueva vida en mi, nuevas promesas en Dios, tenía nuevas razones para luchar, pero me sentía sola y sin fuerzas. El Señor estaba trabajándome en toda área de mi vida a un nivel mas profundo y una vez mas me dolía desprenderme de lo que el me pedía que soltara en este tercer otoño. Dios me estaba haciendo enfrentar situaciones de mi pasado que eran como hojas secas en mi. Como por ejemplo pedirle perdón a mi hermana por haberla envidiado y criticado en varias ocasiones. Una vez que lo hice la soledad y el cansancio huyeron. Dios me devolvió una verdadera relación con mi hermana y además alguien que me apoyara y ayudara.

Para el cuarto otoño nos habíamos mudado a Virginia y estábamos muy contentos ya que ahora viviríamos a dos cuadras de mi hermana con la cual Dios me había ayudado a mejorar mi relación. Dios me había preparado para que pudiera disfrutar de una relación transparente con ella. Pero a las dos semanas de estar aquí me comenzaron una vez mas las nauseas y vascas las cuales me dejaron en cama por un tiempo. Los gemelos venían en camino. Creo que a nivel espiritual también he tenido nauseas y vascas cuando Dios me ha mostrado sus planes para mi vida. Y entre mas grande su plan, peores mis nauseas. Ese otoño lo vi pasar por la ventana y el siguiente sentí que Dios me trabajó el doble, para bendecirme el doble con gemelos a nivel físico y con muchos regalos a nivel espiritual.  El Señor usó a mis tres hijos para desprenderme de mi egoísmo, darme una nueva ración de paciencia y llenar muchos vacíos en mi a través de ellos. 

Este es mi sexto otoño y he admirado cada día de esta estación tan maravillosa.

fotolia_3322089_s.jpg

He podido ver claramente el fruto de todo el trabajo que Dios ha hecho en mi. He aprendido que si Dios me pide que le entregue algo es porque me quiere dar algo mejor. Hoy veo las hojas caer y me alegro y me lleno de esperanza, veo cada hoja no como tiempo que se acaba, sino como el anuncio de que vienen tiempos de cambio, como promesas de lo nuevo por venir. 

Hermanas si Dios nos pide algo, démoselo gozosas sabiendo que el necesita manos vacías para poder llenarlas. No es sino a través de obedecerle que conoceremos su fidelidad. Dale libertad de quitar lo viejo que Él ve en ti y pronto te sentirás reverdecer.

 

Anuncios

Read Full Post »

fotolia_1838085_s.jpg En algunas ocasiones mi esposo y yo hemos tenido la oportunidad de salir solos a cenar. Siempre antes de salir le he dicho a mi hija Mónica (de 3 años) que papá y mamá van a ir a una cita romántica y que pronto volveremos. 

Hace unos días Mónica vino a mi y me dijo: “¿Porqué nunca me llevás a mi a una cita romántica?, Yo quiero que me llevés al restaurante romántico al que van papi y vos.” Le contesté explicándole que no hay restaurantes “románticos” que lo que lo hace romántico es que papá y mamá están solos. Ella me contestó: “Entonces vamos a ir papá, mamá y yo solos, nadie mas.”  

Me di cuenta de que Mónica ha observado en sus papás cierta emoción cada vez que le hemos dicho que vamos en una cita romántica. Ella ha notado que regresamos contentos, relajados, etc. Al punto que ella ha deseado ser parte de aquello, ella ha sentido que se está perdiendo de algo por lo que decidió pedir ser parte de ello. Ella claramente me expresó que ella quiere ser participe de ese momento que mamá y papá tanto anhelan y disfrutan. Se lo comente a mi esposo y gozosos en su inocencia decidimos que apartaríamos tiempo para llevarla a una cita romántica un día de estos.

 

Cantares 1

    7 Hazme saber, oh tú a quien ama mi alma,

    Dónde apacientas, dónde sesteas al mediodía;

    Pues ¿por qué había de estar yo como errante

    Junto a los rebaños de tus compañeros?

    8 Si tú no lo sabes, oh hermosa entre las mujeres,

    Ve, sigue las huellas del rebaño,

    Y apacienta tus cabritas junto a las cabañas de los pastores.

(Reina-Valera 1960)

Amadas hermanas no nos conformemos mas con conocer a Dios cuando podemos entrar en intimidad con El. Si le pedimos que nos lleve a sus aposentos El nos mostrará la manera de llegar hasta allí. Pidamos que nos permita conocerle como ese esposo amado del que habla en el libro de los Cantares. Busquemos cada día ese reposo que viene solo al estar en su presencia, llenémonos como jarras de su amor para que podamos luego servir a otros. 

Nuestro Señor Jesús nos concedió ese permiso de tener acceso a ese esposo que anhela nuestras palabras, nuestro cántico, nuestra gratitud por su amor incondicional. 

Hebreos 10

    19 Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo,

    20 por el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través del velo, esto es, de su carne,

    21 y teniendo un gran sacerdote sobre la casa de Dios,

    22 acerquémonos con corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones( de mala conciencia, y lavados los cuerpos con agua pura.


(Reina-Valera 1960)

Las animo hermanas a que en nuestras oraciones invitemos a Dios a tomar ese lugar en nuestras vidas como esposo. Busquémoslo a un nuevo nivel en nuestra alabanza, en nuestras oraciones. Elevemos mas nuestras expectativas en nuestra relación con Él. 

Cantares 1 

    4 Atráeme; en pos de ti correremos.    

    El rey me ha metido en sus cámaras;    

    Nos gozaremos y alegraremos en ti;    

    Nos acordaremos de tus amores más que del vino;    

    Con razón te aman.

(Reina-Valera 1960)

Read Full Post »

fotolia_4600666_s-2.jpg No ha habido día en mi vida adulta, en el que, al verme en el espejo no pensara: “Si tan solo perdiera un poco de panza y de caderas………  estaría mas feliz”. Si consideramos que me veo unas 3 veces al día al espejo y lo he hecho por los últimos ocho años y sacamos la cuenta, vemos que me lo he dicho a mi misma por lo menos un deprimente total 8,760 veces. Esto sin contar todas las veces que me veo en el espejo al medirme ropa, las veces que me pongo un traje de baño, cada vez que veo fotos de cuando tuve 15 años, y para que mencionar las revistas y la televisión, o mas terrible aun cuando veo a las hijas de mi vecina venezolana.

Muchas veces me he propuesto hacer algo al respecto y comenzar una rutina de ejercicios, lo cual he logrado con bastante éxito, por no mas de una semana. Esto debido a que tengo tres hijos que me mantienen ocupada, una disciplina y una fuerza de voluntad todos menores de cuatro años. Así que, he vivido frustrada con ese pequeño (no, la verdad es que es mas como gigante, enorme, grande, e inmenso) deseo de mi corazón de poder verme en el espejo como mi mejor yo. 

Hoy me he dado cuenta de que tengo un doble estándar.  Si alguien en la calle me dice que estoy panzona y caderuda me ofendería. Pero yo me permito decírmelo varias veces al día y lo ignoro de tal manera que no he hecho nada al respecto en todos estos años. Constantemente trato de no tomar comentarios de otros muy a pecho, pero a este comentario diario en mi mente le he dado la mas grande bienvenida a mi vida que le haya podido dar. He comenzado mi día con esta observación acerca de mi apariencia por muchos años y hoy puedo ver como de a poquitos le ha robado tanta alegría a mi vida. 

Así que hasta aquí. Mañana al verme al espejo buscaré las maneras en las que este cuerpo tal y como es me ha traído tantas alegrías: Este cuerpo envolvió a tres hijos dentro de si, este cuerpo tiene dos brazos que han abrazado con mucho amor, este cuerpo ha complementado el de mi esposo, este cuerpo tiene manos talentosas que pintan y escriben, este cuerpo tiene piernas que han corrido detrás de mis hijos haciéndolos reír, este cuerpo tiene la capacidad de llevarme y traerme según mi voluntad, este cuerpo es una herramienta de Dios.  

Proverbios 15

    13 El corazón alegre hermosea el rostro;

    Mas por el dolor del corazón el espíritu se abate.

Reina Valera, 1960

Hermanas si ustedes al igual que yo se han detenido cada día a criticarse físicamente, las animo a que comencemos juntas a buscar maneras de sacarle provecho a este cuerpo haciendo cosas que nos traen alegría. 

Dios nos dio por cuerpo, en mi opinión, su creación mas fantástica: es el recipiente de su espíritu, está hecho a su imagen y semejanza, crece, se regenera, se sana, siente, ve, respira y lo hace todo con tal facilidad que nos es muy fácil olvidar lo maravilloso que es. En ves de dar gracias por este regalo tan grande que es el cuerpo pasamos pendientes de como nuestra vida lo va modificado. Además,  mucho mas importante que ver como la vida nos afecta por afuera es verlo por adentro. Si nuestra condición interna anda mal no tardará el día en que se deje ver por afuera. Pero si nuestra condición interna anda bien podemos esperar vernos al espejo y pensar: “Estoy mejor que nunca”.  

Proverbios 17

     22 El corazón alegre constituye buen remedio;

    Mas el espíritu triste seca los huesos.

Reina Valera, 1960

Le pido a Dios que según donde esté cada una de nosotras en la vida, nos ayude a utilizar este cuerpo para su gloria y su honra. Ya sea abrazando mas a nuestras familias, ayudando a alguien en su afán, poniendo en práctica algún talento que no hemos usado en algún tiempo. En fin, cualquier cosa que hagamos con este cuerpo en el nombre de Dios, estoy segura que traerá mucha alegría a nuestro corazón y por consecuencia hermosura a nuestro rostro.

 

Read Full Post »

la-luz.jpg En el versículo 1 de Génesis 1 se nos dice que Dios creó los cielos, o sea nuestra mente, y la tierra, que es nuestro corazón. Entiéndase por esto, que Dios le dio a cada persona una mente o un espacio para manejar y procesar pensamientos e información y le dio también un corazón o una tierra en la cual esa información puede ser guardada y sembrada. Durante nuestros primeros años de vida, esa mente y ese corazón son administrados por nuestros padres, trabajados por los maestros, moldeados por la cultura, afectados por experiencias, etc. en ocasiones para bien y en ocasiones para mal. En nuestra edad adulta enfrentamos la responsabilidad de cuidar ese santuario que es nuestra mente y ese patrimonio que es nuestro corazón. Dependiendo de si se nos han dado las herramientas adecuadas o no, podremos hacer de nuestra mente un reino y de nuestro corazón un trono dignos de Dios. Si todo lo que nos rodea, lo que nos alimenta, lo que nos inspira, lo que nos mueve, fuera de honra para Dios, esa mente y ese corazón se mantendrían como Dios los hizo. Pero vivimos en un mundo donde el orden ha sido trastornado, donde mucho ha sido contaminado y queramos o no absorbemos de todo esto, y todo esto nos afecta de tal manera que cuando recibimos a Jesús en nuestras vidas esto es lo que encuentra:

Génesis 1

    2 Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.

“La tierra estaba desordenada y vacía… “ quiere decir el corazón estaba desordenado y vacío. El corazón es el órgano que hace que la sangre corra por todo el cuerpo. Esa sangre es la que nos mantiene a una temperatura adecuada, la que lleva los nutrientes y el oxígeno a los demás órganos. Si el corazón late a un ritmo desordenado nuestros cuerpos no recibirán la medida adecuada, en el tiempo adecuado, los nutrientes y el oxígeno que necesitan. Si nuestro corazón no anda bien, ninguna área de nuestras vidas estará bien. Nuestro corazón es el recipiente en el que nuestros sentimientos, nuestros deseos, nuestros sueños y esperanzas, nuestra fe, están depositados. Si este está desordenado todo lo que hagamos será afectado por ello. 

De igual manera si ese recipiente está vacío, no tenemos con que alimentar nuestra vida, no tenemos que compartir con otros, simple y sencillamente no podemos dar fruto agradable a Dios.

“…Y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo…” Un abismo es algo profundo, un vacío, una inconsistencia en la superficie de la tierra. Muchas veces nos encontramos en tiempos de celebración, tal vez de abundancia y prosperidad o de buenas noticias, y aunque estos tiempos nos traen gozo, este no dura o no es suficiente. A veces tratamos de satisfacer necesidades o llenar vacíos y nada parece saciarnos. Somos como vasijas rotas, no importa de que se nos llene, todo se derrama y nada es suficiente. No hay paz y alegría que perdure. Ese abismo del que habla la Biblia es una grieta en nuestro corazón. Es por donde se nos roba. Es por allí que perdemos la paz, la alegría, la fe, y toda bendición con la que el Señor nos quiere llenar. Y debido a que las tinieblas están sobre este abismo nos preguntamos muchas veces: ¿Porque nunca estoy contenta? ¿Porque nada me llena?¿Porque…?¿Porque…?¿Porque…?

tiniebla.

(Del lat. tenĕbrae, -ārum).

1. f. Falta de luz. U. m. en pl. con el mismo significado que en sing.

2. f. pl. Suma ignorancia y confusión, por falta de conocimientos.

3. f. Oscuridad, falta de luz en lo abstracto o en lo moral.

Real Academia Española © 

Si no podemos ver ese abismo en nuestras vidas, debido a que tinieblas lo cubren, difícilmente podremos hacer algo al respecto. Lo que está oculto no puede ser remediado. Solo Dios nos lo puede hacer ver.

Génesis 1

    3 Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz.

¿Cual es esa luz que Dios creo? Según el rey David,

Salmos 119

    105 Lámpara es a mis pies tu palabra, 

    Y lumbrera a mi camino.

A lo largo de la Biblia la palabra de Dios tiene varios usos, como ser: espada cuando se trata de hacer retroceder al enemigo, semilla cuando es predicada, pan cuando sacia el hambre espiritual y en este caso se compara a una lámpara que alumbra nuestro camino. Es a través de conocer la palabra de Dios que obtenemos esa luz, la cual revelará en todo momento de nuestra vida la verdadera condición espiritual que llevamos dentro. Sin un conocimiento adecuado de la palabra no podremos ver el desorden en nuestro corazón, ni la anchura y la profundidad del abismo dentro de nosotros.

Mateo 4

    16 El pueblo asentado en tinieblas vio gran luz;    Y a los asentados en región de sombra de muerte,    Luz les resplandeció.

    17 Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado.

Fue cuando Jesús predicó que los que estaban en tinieblas recibieron luz y luego les pudo decir arrepentíos, una vez que conocían la verdad y podían examinarse a si mismos. Así que primero obtenemos el conocimiento, luego debemos someter nuestra vida entera a ese nuevo conocimiento, para poder arrepentirnos de nuestras fallas y cambiar.

Veamos lo que escribió Salomón acerca de esto:

   

Proverbios 6

   23 Porque el mandamiento es lámpara, y la enseñanza es luz,    Y camino de vida las reprensiones que te instruyen,

Es en la palabra que podemos encontrar la voluntad de Dios, sus designios y mandamientos. Sin conocer su palabra es imposible saber si estamos viviendo en desorden o no. Mientras no leamos la Biblia no podemos decir que somos rectos y justos. El que camina en ignorancia es fácilmente engañado y confundido por el enemigo. 

Génesis 1

    4 Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas.

En el momento en que obtengamos la luz a través de la palabra podremos discernir entre el bien y el mal, entre luz y tinieblas. Entre mas conocimiento mas brillante la luz, entre mas luz mas retrocederán las tinieblas en nuestra vida, hasta llegar al cumplimiento del siguiente versículo,

Proverbios 4

   18 Mas la senda de los justos es como la luz de la aurora,    Que va en aumento hasta que el día es perfecto.

Génesis 1

    5 Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana un día.

Siempre debemos tomar muy en cuenta el hecho de que Jesús nos advirtió de no caer en error en cuanto a la luz:

Lucas 11

     34 La lámpara del cuerpo es el ojo; cuando tu ojo es bueno, también todo tu cuerpo está lleno de luz; pero cuando tu ojo es maligno, también tu cuerpo está en tinieblas.

    35 Mira pues, no suceda que la luz que en ti hay, sea tinieblas.

    36 Así que, si todo tu cuerpo está lleno de luz, no teniendo parte alguna de tinieblas, será todo luminoso, como cuando una lámpara te alumbra con su resplandor.

   

Jesús nos dice que la luz que hay en nosotros se reflejara en la manera que vemos con nuestros ojos. Si hay buena luz en nosotros no andaremos juzgando, criticando, envidiando, etc. Pero si la luz que hay en nosotros es mala todo esto nos será practica conocida. Si tenemos luz buena alumbraremos a las personas con promesas, con esperanza, con sanidad, con amor y sacaremos a luz lo bueno en ellos. Si lo que tenemos adentro es tinieblas nuestros ojos se enfocaran en lo malo y la luz que les demos será mas bien sombra.

Saulo quien perseguía y mataba a los cristianos en nombre de Dios, había caído en este error. El no conocía la luz verdadera aun siendo un hombre muy preparado hasta que un día Jesús le salió al encuentro,

Hechos 9

    3 Mas yendo por el camino, aconteció que al llegar cerca de Damasco, repentinamente le rodeó un resplandor de luz del cielo;

Lo primero que Dios hizo en la vida de Saulo fue rodearlo con luz.

    8 Entonces Saulo se levantó de tierra, y abriendo los ojos, no veía a nadie; así que, llevándole por la mano, le metieron en Damasco,

Al haberlo envuelto Dios con la luz verdadera, su ceguera espiritual se manifestó a nivel físico haciéndose obvia. La misma ceguera que antes lo inducía a matar a los cristianos ahora no le permitía caminar por si solo. Necesitaba quien lo guiara.

    17 Fue entonces Ananías y entró en la casa, y poniendo sobre él las manos, dijo: Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno del Espíritu Santo.

    18 Y al momento le cayeron de los ojos como escamas, y recibió al instante la vista; y levantándose, fue bautizado.

 

Si nos encontramos llenos de tinieblas, estamos ciegos espiritualmente, es necesario que Dios quite esas escamas de nuestros ojos para que podamos ver la luz verdadera y el Espíritu Santo este en nosotros y no “sobre” nosotros como estaba en Génesis 1:2.

El Espíritu Santo no habita en desorden ni en medio de las tinieblas.

Mas adelante en el relato de Pablo sucedió que al estar presos el y Silas, ellos alabaron y las puertas se abrieron y las paredes de la cárcel cayeron,

Hechos 16

    27 Despertando el carcelero, y viendo abiertas las puertas de la cárcel, sacó la espada y se iba a matar, pensando que los presos habían huido.

    28 Mas Pablo clamó a gran voz, diciendo: No te hagas ningún mal, pues todos estamos aquí.

    29 El entonces, pidiendo luz, se precipitó adentro, y temblando, se postró a los pies de Pablo y de Silas;

Vemos aquí que el carcelero al encontrarse en una situación desesperada supo que pedir, y lo hizo, pidió luz. Una vez que Dios ha trabajado nuestras vidas y su luz nos ha invadido, seremos luz para otros como se lo dijo Jesús a Pablo cuando le salió al encuentro en el camino:

Hechos 26

    18 para que abras sus ojos, para que se conviertan de las tinieblas a la luz, y de la potestad de Satanás a Dios; para que reciban, por la fe que es en mí, perdón de pecados y herencia entre los santificados.

En conclusión nadie lo ha escrito mejor que Juan:

1 Juan 1

Dios es luz

    5 Este es el mensaje que hemos oído de él, y os anunciamos: Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él.

    6 Si decimos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no practicamos la verdad;

    7 pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado.

    8 Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros.

    9 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.

    10 Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros.

   

Padre amado, el profeta Isaías dijo: …El que anda en tinieblas y carece de luz, confíe en el nombre de Jehová, y apóyese en su Dios. (Isaías 50:10), y hoy venimos ante ti, y confesamos que aun hay tinieblas dentro de nuestras mentes y corazones, confiamos en tu nombre y nos apoyamos en ti. Te pedimos que abras nuestras mentes para que tu luz aumente en nuestras vidas, como la de la aurora, hasta que el día sea perfecto. No permitas que las tinieblas que ocultan la obra del enemigo permanezcan sobre nuestros corazones. Ayúdanos a ser esas lumbreras donde quiera que estemos. En el nombre de Jesús, amén.

Reina-Valera 1960 (RVR1960)

Copyright © 1995 by United Bible Societies


Read Full Post »

fotolia_4733328_s.jpg El otoño ha conquistado cada rincón de esta ciudad y ha celebrado su victoria dejando caer un millar de papeletas rojas, amarillas, anaranjadas y cafés, por las calles. Ejércitos de árboles han mudado sus vestidos de juventud y se han ocultado bajo mantos temporales de madurez. Las nubes inquietas corren de un extremo al otro y la expresión del cielo cambia con cada soplido del viento. Todo plantío está por devolverle a su dueño su esfuerzo convertido en grano y toda semilla que murió al ser enterrada, se ha multiplicado y pronto rebalsará en las manos de su sembrador. El tiempo apresurado le abre el paso a una nueva victoria para traerle descanso a la tierra. Pronto vendrá una nueva celebración, y en las calles se dejará ver una alfombra blanca  para que camine el invierno. 

Y pensar que las estaciones de la creación son las ilustraciones que nuestro Maestro usa para enseñarnos. Que por salón de clases nos dio el mundo entero y por material didáctico toda su plenitud. ¡Cuan maravillosas son tus obras Señor!

Trabajas nuestra vida como trabajas la tierra:

Con delicadeza haces que vientos de cambio nos envuelvan, preparando nuestras mentes para lo nuevo, abriendo campo para tu voluntad. Haces madurar todo fruto que llevamos a tiempo. Sales a nuestro encuentro y con tu mano suave desprendes la cosecha de tu amor en nuestras vidas cuando está en su punto. Tomas lo tuyo y recompensas nuestros logros metiéndonos en tu quietud, en tu silencio, en tu descanso. Nos despojas de lo viejo y provocas nuestra desnudez para cubrirnos de blanco como vistiéndonos de nuevos propósitos. Nos das nuevas fuerzas entretanto que el frío nos abraza, haciéndonos posible el llegar mas alto. Nos llenas de tus promesas en secreto, cuando nadie ve, las cuales nos impulsan a reverdecer ante los ojos del mundo. 

Romanos 1:20

Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas…

Reina Valera 1960

Hermanas, estemos atentas cada día a la voz del Maestro. Cada día es una oportunidad para aprender, para sobresalir, para mejorar. Todo lo que nos rodea esta allí por una razón. La creación es un medio de comunicación visual que Dios puso entre Él y sus hijos para ayudarnos a conocerlo y a entenderlo y mas importante que todo para acercarnos a Él. Prestemos atención a los detalles por que en ellos hay mucha sabiduría.

Gracias Maestro por la creatividad con la que nos enseñas y el amor con que nos trabajas. Gracias por que nunca somos muy jóvenes ni muy viejos para entrar a tu salón de clases, el cual no tiene requisitos además de creer. Te pido que traigas cada estación a nuestras vidas en su tiempo y con cada una de ellas el cumplimiento de su propósito. En el nombre de Jesús, amén.


Read Full Post »

Red Barn and Silo Amigas mias,

Quiero darles las gracias por pertenecer a esta cadena de amor que el Senor ha iniciado a traves de Julie y Wendy y quiero compartir con ustedes algo sorprendente.

Me llamo Denise, tengo 33 anos, vivo en el area Metropolitana de Washington DC y tengo una familia preciosa compuesta por un nino (David de 5 anos), una nina (Sofia de 3) y un esposo bien lindo que se llama Daniel.

El Senor me ha demostrado su poder tantas veces en tantas areas de mi vida…. Sin embargo, a veces mi fe flaquea y tengo dudas, incredulidades y en fin… cosas que en absoluto son agradables a Dios….

Hace casi 2 meses todos en mi familia estuvimos muy enfermos (mi nina con neumonia, mi esposo, mi hijo y yo con bronquitis…). Yo perdi la voz por esta enfermedad esperando que volviera en una o dos semanas…

Pero las semanas pasaron y pasaron y yo seguia con esta afonia que me frustraba mucho!!! Me sentia muy frustrada por no poder corregir a mis hijos con voz de autoridad, pedir la comida en un restaurante, contestar el telefono etc. etc.

Lo primero que hice fue ir al medico general, quien me puso a tomar antibioticos y esteroides… nada funciono.

Luego fui a un otorrinolaringologo quien me ordeno terapias de lenguaje diciendome que las cuerdas vocales no se juntaban para producir sonido… que solamente el viento pasaba entre ellas…

Fui a terapias en el hospital del condado, pero la patologa me dijo que mi problema no se iba a solucionar con terapia….

Hoy en la manana me hicieron dos examenes bien incomodos (uno por la nariz y el otro por la laringe) para hacer un video de lo que estaba pasando…

El diagnostico fue que definitivamente habia algo fisiologico por lo que las cuerdas se negaban a juntarse y producir sonido, que iba a haber una junta de medicos para ver que camino iban a tomar….

Jose, el esposo de Julie, hace mas o menos dos semanas tomo la iniciativa de pedirle a dos pastoras de Lakewood Church (la iglesia Cristiana mas grande de los EU) que oraran por mi y por mi pronta recuperacion…. pero yo en ese momento tenia mi cabeza llena de cosas (como el trafico que tuvimos para llegar hasta donde estaban ellas reunidas), mis ninos, el clima… en fin… no tenia mis cinco sentidos puestos en el momento de la oracion…

Salimos de alli y yo estaba llena de dudas….

Pero hoy en la tarde, lei el estudio de Julie sobre como una mente abierta a Dios, una mente y un corazon lleno de Fe pueden hacer milagros…. (las invito a que lo lean si aun no lo han hecho…)

Entonces subi a mi cuarto, tome mi Biblia y empece a orar. Le pedi perdon a Dios por estar buscando respuestas fuera de El…. Le dije que lo primero que yo debi haber hecho era preguntarle a El directamente cual era su proposito permitiendo esta afonia que ya llegaba a su octava semana….

Abri mi biblia y esto fue lo que el Senor me dijo: (Isaias 40, 1-11)

“1 Consolaos, consolaos, pueblo mío, dice vuestro Dios.

2 Hablad al corazón de Jerusalén; decidle a voces que su tiempo es ya cumplido, que su pecado es perdonado; que doble ha recibido de la mano de Jehová por todos sus pecados.

3 Voz que clama en el desierto: Preparad camino a Jehová; enderezad calzada en la soledad a nuestro Dios.(A)

4 Todo valle sea alzado, y bájese todo monte y collado; y lo torcido se enderece, y lo áspero se allane.

5 Y se manifestará la gloria de Jehová, y toda carne juntamente la verá; porque la boca de Jehová ha hablado.(B)

6 Voz que decía: Da voces. Y yo respondí: ¿Qué tengo que decir a voces? Que toda carne es hierba, y toda su gloria como flor del campo.

7 La hierba se seca, y la flor se marchita, porque el viento de Jehová sopló en ella; ciertamente como hierba es el pueblo.

8 Sécase la hierba, marchítase la flor; mas la palabra del Dios nuestro permanece para siempre.(C)

9 Súbete sobre un monte alto, anunciadora de Sion; levanta fuertemente tu voz, anunciadora de Jerusalén; levántala, no temas; di a las ciudades de Judá: !!Ved aquí al Dios vuestro!

10 He aquí que Jehová el Señor vendrá con poder, y su brazo señoreará; he aquí que su recompensa viene con él, y su paga delante de su rostro.(D)

11 Como pastor apacentará su rebaño; en su brazo llevará los corderos, y en su seno los llevará; pastoreará suavemente a las recién paridas. “

En ese momento senti muchas ganas de llorar…. me puse de rodillas y empece a leer en voz alta lo que me decia El senor que anunciara…. Lo pude leer a viva voz.

Baje emocionadisima y por medio de un papel le dije a mi esposo que habia estado orando… le mostre la Palabra en Isaias y despues tome la biblia y empece a leer… El no lo podia creer…

Despues de tanto tiempo de un momento a otro pude hablar!!! y lo primero que salio de mi boca fue “Ved aquí al Dios vuestro! He aquí que Jehová el Señor vendrá con poder, y su brazo señoreará; he aquí que su recompensa viene con él, y su paga delante de su rostro…”

Ese es mi testimonio amigas… queria compartirlo con ustedes y compartir mi gozo en El Senor!!!

Aprendi de esto muchas cosas… lo primero es que si no tengo Fe, una fe fuerte y verdadera, asi trate de cambiar el mundo por mi propia mano, nada sucedera.

Lo segundo es que antes de buscar respuestas en el mundo, debo buscar primero a Dios.

Tercero, que soy muy bendecida por los estudios de Julie y Wendy que realmente cambian vidas.

Cuarto, que soy muy bendecida por poder compartirlo con ustedes!!!

Las amo mucho…

Denise

Read Full Post »

fotolia_4879498_s.jpg Es curioso como una palabra que Dios diga puede ser mil palabras y mil palabras pueden ser una. Por mucho tiempo le he pedido a Él que me muestre su visión para mi vida y con frecuencia me ha respondido que soy de mente estrecha y de visión corta. Debo aceptar que la primera vez que escuché estas palabras me enojaron mucho, puesto que siempre me he considerado una persona abierta a las posibilidades y siempre he estado dispuesta a hacer cambios en mi vida. Cuando el Señor me dijo esto no comprendí la magnitud de lo que me estaba revelando. Para mi era una observación  como la que cualquiera hace acerca de otra persona, pero ahora entiendo que a través de esas pocas palabras Dios me estaba dando un diagnóstico espiritual. El me estaba revelando la condición en la que mi espíritu había caído durante el transcurso de mi vida. Dios me permitió conocer mi condición espiritual para que Él, con mi permiso, pudiera comenzar una rehabilitación muy necesitada dentro de mi y luego mostrarme su visión, como lo hizo con su creación en Génesis 1 cuando la encontró desordenada y vacía.

Dice en el libro de

Génesis 1

    1 En el principio creó Dios los cielos y la tierra.

El cielo y la tierra que vemos con nuestros ojos son representaciones físicas de como Dios hizo al hombre espiritualmente. Sabemos por la parábola del sembrador que la tierra es el corazón del hombre, donde Él siembra su buena semilla la cual es su palabra. ¿Entonces que es lo que ese cielo físico está representando a nivel espiritual?

Los siguientes pasajes nos ayudaran a entender con claridad:

Según Pablo el Espíritu Santo se recibe por la fe,

Gálatas 3

    5 Aquel, pues, que os da el Espíritu y hace maravillas entre vosotros, ¿lo hace por las obras de la Ley o por el oír con fe?

Si esto es así, Jesús recibió al Espíritu Santo porque tuvo fe. Y lo recibió justo después de que el cielo se abrió, justo después de que creyó.

Mateo 3

16 Y Jesús, después que fue bautizado, subió enseguida del agua, y en ese momento los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma y se posaba sobre él.

 

Cuando Jesús recibió el bautismo vemos que el Espíritu Santo descendió luego de haberse abierto el cielo. Si el Espíritu Santo se recibe por la fe, la mente de Jesús se tuvo que abrir y creer para que este descendiera en forma de paloma sobre Él. Es imposible tener fe y tener una mente cerrada a la vez. Si nuestra mente no se abre y se amplía para recibir los misterios espirituales, estos nos serán como locura. Una mente abierta es una mente que da lugar a la fe y por consecuencia a las manifestaciones sobrenaturales de Dios en nuestra vida.  

Cielo: Espacio que rodea la tierra. (Diccionario del Estudiante, Real Academia Española)

El cielo por definición es un espacio, y debe ser amplio y abierto. El cielo es esa expansión en la que se llevan acabo numerosas maravillas, las aves vuelan, las nubes se mueven, los vientos soplan, la lluvia se acumula. De igual manera nuestra mente es esa expansión que debe estar abierta siempre, dispuesta a dar lugar a que la fe se mueva en nuestra vida, para que lo que nos parece imposible sea posible. En muchas ocasiones nuestra mente es un impedimento para acercarnos a Dios y para ver su poder. Cuando comenzamos a dudar, a cuestionar la palabra que se nos ha dado para que nuestra fe crezca, es nuestra mente impidiendo que la semilla se siembre en nuestros corazones, es nuestra mente que rodea la tierra cerrándose sobre nuestro corazón . 

 

En el relato de Lucas dice que Jesús oró antes de que el cielo se abriera, esto nos indica que debemos pedirle a Dios que abra nuestras mentes para que tengamos fe y podamos recibir a su Espíritu Santo.

Lucas 3

21 Aconteció que cuando todo el pueblo se bautizaba, también Jesús fue bautizado y, mientras oraba, el cielo se abrió

En el libro de Marcos encontramos un relato en el que Jesús antes de realizar un milagro le ordena a la mente de un hombre que se abra:

Marcos 7

    32 Le trajeron un sordo y tartamudo, y le rogaron que pusiera la mano sobre él.

    33 Entonces, apartándolo de la gente, le metió los dedos en los oídos, escupió y tocó su lengua.

    34 Luego, levantando los ojos al cielo, gimió y le dijo:

    –¡Efata! (que quiere decir: “Sé abierto”).

    35 Al momento fueron abiertos sus oídos, se desató la ligadura de su lengua y hablaba bien.

He leído este relato varias veces y siempre he asumido que Jesús le ordenó al oído que se abriera, pero si prestamos atención, Jesús estaba viendo hacia el cielo cuando dijo efata, no estaba viendo el oído del hombre. Por instinto cuando nos dirigimos a alguien, o en este caso a algo, siempre volteamos nuestra mirada hacia esa persona o ese objeto. Jesús claramente le esta hablando al cielo, o sea, a la mente de este hombre. Jesús esta ordenándole a esa mente que diera lugar a la fe, que permitiera que el milagro ocurriera. 

Ezequiel 1

1 Aconteció en el año treinta, en el mes cuarto, a los cinco días del mes, que estando yo en medio de los cautivos, junto al río Quebar, los cielos se abrieron y vi visiones de Dios.

 

El profeta Ezequiel nos habla de las visiones que el Señor le mostró luego de que los cielos se abrieron. Nuestras mentes, por naturaleza, no son capaces de asimilar ni de entender la grandeza de nuestro Creador, es por eso que Él nos ayuda abriendo nuestras mentes, ensanchándolas lo suficiente para que podamos ver la visión que Él tiene para nuestras vidas. Cuando escuché por primera vez que soy de mente estrecha y visión corta, no tomé lo suficiente en cuenta QUIEN me lo estaba diciendo. Por mucho tiempo le pedí que me mostrara su visión para mi vida, es ahora que entiendo la profundidad de su respuesta. Yo esperaba que me diera detalles elaborados de su plan para mi vida. El sabia que no podía darme detalles sin antes trabajar mi mente y mi corazón para que pudiera recibir su visión.

En el siguiente pasaje Juan, el apóstol, tuvo una visión de el plan de Dios para nuestras vidas, tuvo una visión de la nueva Jerusalén.

Apocalipsis 21

   1 Entonces vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra habían pasado y el mar ya no existía más.

   2 Y yo, Juan, vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de parte de Dios, ataviada como una esposa hermoseada para su esposo.

    3 Y oí una gran voz del cielo, que decía: «El tabernáculo de Dios está ahora con los hombres. Él morará con ellos, ellos serán su pueblo y Dios mismo estará con ellos como su Dios.

    4 Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá más muerte, ni habrá más llanto ni clamor ni dolor, porque las primeras cosas ya pasaron».

    5 El que estaba sentado en el trono dijo: «Yo hago nuevas todas las cosas». Me dijo: «Escribe, porque estas palabras son fieles y verdaderas».

    6 Y me dijo: «Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tiene sed, le daré gratuitamente de la fuente del agua de vida.

    7 El vencedor heredará todas las cosas, y yo seré su Dios y él será mi hijo.

Esta es la visión que nuestro Dios de amor tiene para cada una de nosotras y nuestras familias. 

Tristemente la realidad actual de muchas personas no es sinónima de la visión que tuvo Juan, mas bien, es lo opuesto como la que tuvo el profeta Jeremías. 

Jeremías 4

    23 Miré a la tierra, y vi que estaba desordenada y vacía;    y a los cielos, y no había luz en ellos.

    24 Miré a los montes, y vi que temblaban,    y todos los collados fueron destruidos.

    25 Miré, y no había hombre,    y todas las aves del cielo se habían ido.

    26 Miré, y vi que el campo fértil era un desierto,    y todas sus ciudades estaban asoladas    delante de Jehová,    delante del ardor de su ira.

    

Amadas hermanas si hay una o mas áreas de nuestra vida que se identifica con la visión que tuvo Jeremías y no con la visión que tuvo Juan, en el libro de Génesis capítulo 1 tenemos siete pasos para dar un giro de ciento ochenta grados y tomar la vereda hacia la nueva Jerusalén. Dios puso orden en su creación en seis días, y el séptimo día descansó. Cada día trabajó en un aspecto distinto de su obra, y lo hizo en un orden específico. No creó los astros hasta que hubo una expansión en la cual los pudiera albergar, de igual manera no creó los animales sino hasta que hubiera pasto para que estos se alimentaran. Tomando como guía de trabajo los siete días en que Dios restauró su creación, podremos ir de: 

Jeremías 4

    23 Miré a la tierra, y vi que estaba desordenada y vacía;    y a los cielos, y no había luz en ellos.

Hasta llegar a:

Apocalipsis 21

   1 Entonces vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra habían pasado y el mar ya no existía más.

Le pido a Dios de todo corazón que abra nuestras mentes para que su visión pueda ser asimilada por nuestros corazones con el fin de poder caminar hacia ella con toda fe y esperanza sabiendo que al final encontraremos su descanso. Que su Espíritu Santo nos revele cada vez mas la profundidad de sus palabras ayudándonos a avanzar en la dirección correcta y no en la que nuestra ignorancia nos indica. En el nombre de Jesús, amén.

  

Reina-Valera 1995 (RVR1995)

Copyright © 1995 by United Bible Societies


Read Full Post »

Older Posts »